REMBERTO SE OLVIDA DE SUS POLICÍAS