NO TODO ES “COLOR DE ROSA” PARA LOS INDEPENDIENTES