MIGUEL RAMÓN MARTÍN, DE GANAR, PROMETE UNA VIDA MEJOR… PERO PARA ÉL