LA “MUERTE RONDA” EN LAS COMBIS