JULIÁN RICALDE NO SE CANSA DE HACER PROMESAS, PERO LUEGO LAS OLVIDA