CON EL DIVISIONISMO CAVÓ SU TUMBA EL PRD