A UN AÑO DE QUE LOS CANCUNENSES VIVIERON UN DÍA DE TERROR