LA SERIGRAFÍA, LA TALACHA DEL ARTISTA