COLONIAS IRREGULARES, UN ROMPECABEZAS QUE NADIE SE “ATREVE ARMAR”