PANDEMIA, MACROALGA Y ECONOMÍA

Por Tony Salmerón
Estamos al filo de entrar al segundo semestre del año 2021, cuando creímos que realmente se respiraba un halo de tranquilidad y una notable recuperación económica, surge la tercera ola de contagios de Covid que ni la vacunación logra detener.
Estamos sumidos en tres crisis: el desastre natural del sargazo, el “pico alto” de contagios con la nueva cepa del virus Delta, la cual resulta ser más peligrosa y la ansiada activación económica en medio de focos rojos por la inseguridad y la pérdida de empleos.
Los dueños de empresas locales y colaboradores se fajaron el cinturón para sostener en la medida de lo posible a su planta laboral, realizaron gestiones y programas para prorratear el pago de impuestos como el Seguro Social, Infonavit, pago de insumos y deudas bancarias, con la intención de tener un flujo económico que “no los ahorque, sino les permita tener un respiro”.
Se habla que se han perdido a nivel nacional un millón 300 mil empleos, mientras que en Quintana suman 150 mil, y decenas de empresas bajaron sus cortinas por la crisis de la pandemia.
Sin ser alarmista ni pintar escenarios drásticos, es imperativo que la sociedad no suelte las recomendaciones de los protocolos de salud y que se vacune el mayor número de habitantes para controlar la propagación de los contagios por covid 19, lo que ha trascendido que los nuevos casos en Cancún, son variantes Delta, la cual se multiplica más rápido, lo que conlleva nuevas dificultades e incertidumbre en la lucha contra la pandemia.
Para la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Quintana Roo, este 2021 será un año decisivo para la recuperación de la economía, pues sino se hace algo más empresas irían a la quiebra, por lo que visualiza un restablecimiento financiero lento en el 2022 y 2023 hasta llegar a una total recuperación en el año 2024.