EN BENITO JUÁREZ, UNA ADMINISTRACIÓN INSENSIBLE”