CHUCHO POOL, UN CANCUNENSE QUE VIO CRECER LA CIUDAD