TIBIEZA Y OMISIÓN DE AUTORIDADES EN EL CASO DE XENSES