LOS PARAÍSOS DE LOS “REVEN” DESENFRENADOS EN PLENO COVID