Cancún

Linea telefónica para consejería esípiritual con personal profesional

Por Román Martínez

CANCÚN.- La Dirección  Municipal  de  Asuntos Religiosos,  pone a disposición de los ciudadanos la línea telefónica de  Ayuda Espiritual “Una llamada, una oración”, que ha  apoyado a 39 personas, a través de un grupo de consejeros espirituales profesionales,  además de otorgar ayuda a  43 personas con diversas necesidades.

La directora de la dependencia, Claudia Gómez Verduzco, dijló que “si en estos tiempos de contingencia tienes la necesidad de palabras de aliento, una oración o simplemente compartir  tu sentir con alguien, estamos para ti, comunícate con nosotros al 9984118536”.

Precisó  que la ayuda espiritual es una necesidad urgente de proveer a las familias este tipo de apoyo que les permita calmar situaciones de angustia, incertidumbre y desánimo,  generando paz y esperanza, evitando socavar más su salud emocional y física, así como dar consuelo a las familias que tienen enfermos o fallecidos a causa del Covid-19.

La entrevistada señaló que en estos momentos la pandemia que estamos viviendo, la población está siendo afectada  en el núcleo familiar debido a que está obligada a tener distanciamiento social y las familias pasan mucho tiempo en el mismo lugar, lo que ha ocasionado problemas como nerviosismo, angustia, incertidumbre, ansiedad, desánimo, desesperanza, depresión, entre otros factores que han incrementado  sustancialmente la violencia familiar. 

Informó que la línea para recibir llamadas para consejería espiritual, en la que 10 especialistas en consejería personal y familiar atienden a los usuarios, por lo que no se promociona ninguna religión, ni tendencia teológica, ni denominaciones de iglesias o templos, y para mayores informes al teléfono de la dependencia 998 243 0325 o al correo electrónico asuntosreligiososcancun@gmail.com.

Finalmente, invitó a los ciudadanos a utilizar esta  Ayuda Espiritual “Una llamada, una oración”, la cual tiene una duración de 30 minutos por sesión, es gratuita y su compromiso deberá concluir en el momento que culmine la contingencia decretada por el COVID-19.