Farándula

Se toma fotos como Cenicienta con un brazo de cristal para dar ánimos a una niña

La mayoría de la gente suele tener inseguridades sobre alguna parte de su cuerpo. Pero es verdad que algunos lo sienten más por la forma en que ciertas personas los miran cuando están en la calle.

Así le sucedió a una pequeña niña que vive en Estados Unidos y que le da pena convivir con extraños porque nació sin un brazo.

  • Barbie lanza su primera línea de muñecas de género neutro

Para apoyarla, una mujer de nombre Mandy Pursley, y que también vive sin una extremidad, decidió crear un disfraz para darle ánimo a la pequeña.

Mandy cuenta que cuando su hija hizo un proyecto sobre Cenicienta se dio cuenta que no había una princesa que tuviera un problema físico como el de ella, por lo que le costó identificarse con alguna.

Me tomó un tiempo darme cuenta que los que nos hace diferentes también puede hacernos fuertes, bellas y únicas”

Fue por eso que realizó un disfraz de aquella princesa, pero con la diferencia que no usaría una zapatilla de cristal sino ¡el brazo!

Al completar el atuendo, que le tardó 60 horas y un costo de 300 dólares, realizó una sesión de fotografías junto a su esposo -a quien también le hizo un disfraz del príncipe- para mostrarle a la pequeña que las niñas sin brazos también pueden ser princesas de cuento.

La sesión rápidamente se viralizó y tuvo un final feliz.