Nacional

Asegura Gertz Manero que Interpol giró ficha roja contra Mario Marín

*El priista y exgobernador de Puebla es buscado en 190 países por la tortura de Lydia Cacho.

México.- La oficina de la Policía Internacional (Interpol) giró una ficha roja para la búsqueda y localización de Mario Marín, exgobernador del estado de Puebla acusado por el delito de tortura en contra de la periodista Lydia Cacho. 

En declaraciones al diario Reforma, el titular de la Fiscalía General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, dijo que la orden fue liberada desde el pasado 11 de abril, cuando un tribunal en el estado de Quintana Roo ordenó su arresto y el de sus cómplices, el empresario Kamel Nacif y el ex jefe de la Policía de Puebla, Hugo Adolfo Karam, quienes también forman parte de la búsqueda internacional.

 

El caso de Lydia Cacho

La orden de aprehensión en contra de Marín, Nacif y Karam forma parte del caso de tortura sufrido por Lydia Cacho en 2005, cuando fue trasladada por tierra del puerto de Cancún a la ciudad de Puebla, con policías golpeándola y amenazándola de muerte durante todo el trayecto. 

Fueron 30 horas las que pasó en prisión y para su liberación tuvo que pagar una fianza de 106 mil pesos. No fue sino hasta un año después que se dejó sin materia la causa penal  de calumnia y difamación presentada por Nacif.

Cabe recordar que en su libro “Los Demonios del Edén”, la periodista reveló una red de pornografía infantil encabezada por el empresario Jean Succar Kuri, quien en 2011 fue sentenciado a 112 años de prisión por los delitos de pornografía infantil y corrupción de menores. Según lo expuesto en la investigación de Cacho, tanto Marín como Nacif brindaban protección a los abusos del pederasta.

Hasta hace unas semanas, Marín era considerado como un activo por los priistas de Puebla de cara a la elección extraordinaria del próximo mes de julio. Aún con la confirmación de la orden de aprehensión en su contra, diversos militantes de dicha fuerza política denunciaron un uso político del proceso y aseguraron que el presunto torturador se encontraba “de vacaciones”.