MAURICIO GÓNGORA, DE CHETUMAL A PLAYA DEL CARMEN, PERO SIEMPRE TRAS LOS BARROTES