HABITAN EN LA CASETA ABANDONADA DEL EDIFICIO DEL ISSSTE