AGUAKAN, “LA REINA DE LAS QUEJAS”