EL PRI “EN VÍAS DE EXTINCIÓN”