QUE DECIDA EL USUARIO Y NO LAS PRESIONES