AEROLÍNEAS ESTADOUNIDENSES SE CONCENTRAN EN CANCÚN, DONDE LA VIOLENCIA PARECE NO TENER FIN