NADA CAMBIA, LA FORMA DE HACER POLÍTICA SIGUE IGUAL