Internacional Tecnología

Rui Pinto, el hacker que puso contra la pared a la mujer más rica de África

Se dice que es el nuevo Edward Snowden o el Julian Assange de la corrupción internacional.

Rui Pinto —de 31 años de edad, aspecto juvenil y baja estatura— lanzó un nuevo golpe esta semana al reivindicar la filtración de más de 700.000 documentos que comprometen a Isabel dos Santos, considerada la mujer más rica de África.

Al hacker portugués se le compara con el exagente de la NSA y con el creador de Wikileaks , pues no es la primera vez que se ve involucrado en un caso de difusión de información. Ya en 2015 creó un blog, llamado “Football leaks”, a través del que, bajo el seudónimo “John”, publicó contratos, costos de traspaso y salario de diversos futbolistas.3

La idea —explicaba— era “desenmascarar” a los principales protagonistas de esta industria “deshonesta”. Al sitio se le conoció como el “Wikileaks del fútbol”, dando paso a múltiples investigaciones sobre presuntas malversaciones detrás de este deporte.

En relación con esto, Pinto fue arrestado en enero de 2019 mientras cursaba un curso de historia en Budapest y, poco tiempo después, fue extraditado a Lisboa, donde hoy cumple prisión preventiva.

Pero ¿quién es realmente este Rui Pinto y qué rol cumplió en las denuncias contra el imperio comercial de Isabel dos Santos?

“Luanda Leaks”

Originario de la Vila Nova de Gaia, una zona ubicada en los suburbios de la ciudad de Oporto, Rui Pinto no estudió ni obtuvo alguna formación relacionada con la informática.

El joven autodidacta dice que ha actuado por “deber ciudadano”. Así lo hizo —dice— en el caso de la llamada “princesa” de Angola, Isabel dos Santos.

Según sus últimas revelaciones, fue él quien estuvo detrás de la reciente filtración de los documentos que sirven de base para acusar a esta mujer de haber construido su fortuna —estimada en unos2.000 millones de dólares— a partir de acuerdos preferenciales y transacciones lucrativas con dinero del Estado angoleño.

La información filtrada por Pinto incluyó acuerdos que involucran tierras, petróleo, diamantes y telecomunicaciones firmados cuando José Eduardo dos Santos, el padre de Isabel, era presidente de Angola.

A partir de la difusión de los documentos —al que se le llamó “Luanda leaks”—, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) —que incluye a la BBC— pudo publicar una serie de reportajes que develan las operaciones cuestionadas.

Hoy, Isabel dos Santos está bajo investigación criminal por las autoridades en Angola, quienes la acusan de corrupción. Sus activos en el país, en tanto, han sido congelados.

La reivindicación

Los abogados de Pinto, William Bourdon y Francisco Teixeira da Mota, han señalado que el objetivo detrás de la revelación es que la justicia portuguesa mire a su cliente “de una manera diferente”.

Rui Pinto

“Sin las inmensas revelaciones de Luanda Leaks, posibles gracias a nuestro cliente, las autoridades reguladoras, policiales y judiciales no habrían hecho nada”, dijeron los abogados.

Así, se espera que su papel en las revelaciones sobre la fortuna de Isabel dos Santos influyan positivamente en el caso criminal en su contra, que incluye acusaciones por intentos de extorsión, acceso no autorizado a datos y violación de correspondencia.

“Me gustaría que las autoridades internacionales lo miraran de manera diferente ahora”, dijo Teixera da Mota a Reuters el lunes. “Tratarlo como un denunciante y alejarse del enfoque punitivo que han tomado hasta ahora”, agregó.