Nacional

Se poncha llanta de camioneta de AMLO “para no perder la costumbre”

El presidente Andrés Manuel López Obrador sufrió un pequeño accidente durante su traslado a Bavispe, Sonora, donde se reunió con integrantes de la comunidad LeBarón, a dos meses de la masacre de nueve de sus integrantes. En Twitter, el mandatario explicó que se dirigía de Agua Prieta al rancho La Mora, en Bavispe, pero se le ponchó una llanta a la camioneta en la que viajaba.

“Para no perder la costumbre se nos ponchó la llanta en esta terracería. Venimos de Agua Prieta, vamos a La Mora, en Bavispe. “Son las 7 de la mañana, esta amaneciendo, estamos a cero grados”, dijo López Obrador.

El incidente provocó que el mandatario llegara tarde a su reunión con integrantes de la comunidad LeBarón, donde dijo que se esclarecerá el caso por el combate a la impunidad que impulsa y no porque las víctimas sean estadunidenses. “Quisiera como Presidente, ante los hechos de inseguridad y violencia estar con todas las víctimas que sufren por inseguridad y violencia, no lo puedo hacer en todos los casos; pero estoy comprometido y me aplico para que las cosas mejoren en el país, no con palabras sino con hechos, estamos buscando la reconciliación y la paz; tenemos que quitarle el agua al pez, que ya no haya jóvenes que quieran ser sicarios, pero eso será si los atendemos, si les damos oportunidades. “En este caso se hicieron las investigaciones y hay cosas que no se pueden revelar por el debido proceso, pero tengo que agradecer a las autoridades, a la Sedena y Marina y a las autoridades que están trabajando para dar con los responsables. Y no es sólo porque tiene que ver con familias mexicanas estadunidenses y se dio en la frontera, es un convicción que haya justicia, que no haya impunidad y se castiguen a los responsables, ese es un compromiso que tenemos”, dijo.

En tanto, Julián LeBarón consideró que la visita del Presidente no será un parteaguas en el tema de seguridad en la zona y afirmó que la violencia está convirtiendo a las comundades en pueblos fantasma. “Yo creo que lo que necesitamos en todos lados es seguridad porque se están quedando los pueblos fantasmas, aquí le metieron 70 años de trabajo de esta comunidad y la gente ya no se siente segura aquí, de un intenso trabajo y ahorro en Estados Unidos levantaron aquí en economía que le da mucho trabajo a la gente en la sierra y está canijo que se quede como un pueblo fantasma porque las instituciones no nos han dado las soluciones para detener el crimen. “Se han ido como ocho familias que dicen que no van a regresar pero yo creo que sí van a regresar si ven que esto puede ser más seguro, porque esto no lo van a encontrar en ninguna otra parte del mundo, y aquí nacieron”, dijo.