Internacional

Tres menores acusados de causar incendio forestal en Australia

*La situación de los chicos de 12 años de edad, se agrava dado que los incendios asolan la entidad australiana

Australia.– Tres menores de edad fueron acusados de causar incendios forestales en Nueva Gales; por estos hechos fueron dispuestos hasta las autoridades y  han sido tratados bajo la Ley de Jóvenes Delincuentes.

La situación de los chicos de 12 años de edad, se agrava dado que los incendios asolan la entidad australiana, asimismo se emitió una advertencia de emergencia por los feroces incendios forestales que ardían en la costa sur de Nueva Gales.

Al parecer los menores provocaron el incendio deliberadamente el domingo por la mañana, al encender una fogata en una reserva en Koonawarra en Wollongong.

Por este delito de causar incendios forestales, los niños tendrán que ir a una conferencia juvenil bajo la Ley de Jóvenes Delincuentes.

Según las autoridades otro menor de 12 años de edad, supuestamente provocó otro incendio el mismo domingo alrededor de las 12:15 pm, detrás de un club deportivo en la avenida McGregor en el suburbio de Warilla en Wollongong.

Cabe destacar que, afortunadamente ambos incendios fueron extinguidos por los servicios de emergencia poco después de encenderse, sin embargo, el inspector del distrito de policía del lago Illawarra, Brian Pedersen, dijo que la cantidad de incendios deliberadamente encendidos en todo el distrito es una preocupación.

Es bastante angustiante ver a los jóvenes en particular continuar ignorando el mensaje sobre cuán peligrosos pueden ser los incendios, dijo.

La portavoz de RFS, Angela Burford, dijo a Daily Mail Australia que el incendio representa un riesgo significativo para las casas en el área.

El fuego al norte de la Bahía de Batemans se expandió después de ser azotado por los vientos del oeste. 

Algunas autopistas como Princes Highway se cerró entre Termeil y el desvío Kings Highway, cortando el acceso a las comunidades costeras de la zona.

Los incendios forestales ya han quemado más de 11,560 hectáreas y se está extendiendo rápidamente hacia el este de Australia.