• Viernes , 6 septiembre 2019
Lo más reciente

Hallan submarino estadounidense de la Primera Guerra Mundial en las costas de México

Se trata del USS H-1 Seawolf, un modelo norteamericano de principios del siglo XX que patrulló las costas atlánticas durante la confrontación bélica antes mencionada.

Arqueologos del INAH halaron un submarino de la primera Guerra Mundial, hundido en aguas mexicanas

Se trata del USS H-1 Seawolf, un modelo norteamericano de principios del siglo XX que patrulló las costas atlánticas durante la confrontación bélica antes mencionada.

En 2016, el INAH recibió un aviso sobre la presencia de un submarino histórico, hundido en la bahía Magdalena, al occidente de la Isla Santa Margarita, en el estado mexicano de Baja California Sur.

En entrevista con periodistas, el titular de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS), Roberto Junco, comentó que el proyecto, realizado junto con el arqueólogo norteamericano George Schwarz, tiene la finalidad de estudiar y conservar la embarcación.

“Desde que se recibió aviso de la presencia del submarino, el INAH ha realizado dos inmersiones:

La primera en 2017, con una exploración de reconocimiento, en la cual, por medio de dos buceos a poco más de 14 metros de profundidad, se tomaron fotografías y medidas generales del precio mediante el método tradicional: con cinta de medir, tablas y lápiz”, narró Junco.

En 2018, la segunda exploración permitió hacer un registro puntual del submarino utilizando, por primera vez en México, el método de la fotogrametría en una embarcación completa, llevado a cabo por el arqueólogo Korato Yamafune, experto a nivel mundial.

El modelo en tercera dimensión ahora servirá también para monitorear el estado de conservación del H-1. “Al H-1 se le tomaron miles de fotografías a lo largo y ancho; enseguida, mediante un programa de cómputo se unieron las imágenes para crear un mosaico”, explicó Junco.

Asimismo, comentó que por medio de un software se conoce el ángulo de inclinación con que fue captada cada imagen, el tipo de lente y cámara; con esa información, en la computadora se hizo un modelo en 3D del fotomosaico. “Con dicho software podemos analizar elementos muy pequeños.

Este modelo tiene una utilidad enorme, porque a través del tiempo podemos seguir monitoreando el deterioro de la embarcación, con gran exactitud, ya sea por corrientes o degradación natural del material con el que fue construida”, detalló el arqueólogo subacuático.

De esta manera, se podrá dar un seguimiento que permita valorar su estado cada dos o tres años, y se podrán identificar también eventuales áreas de saqueo “hormiga”.

En este momento, agregó Junco, la investigación del H-1 se encuentra en la parte histórica, para reconstruir el papel de estos artefactos en la Primera Guerra Mundial.

Artículos Relacionados