Deportes

¿Y si Chivas regresara a la AC?

Más allá de una lucha que se ha prolongado por 17 años, el Club Guadalajara AC lucha por algo que ocurrió durante más de 80 años antes de que apareciera Jorge Vergara: manejar a Chivas.

Con una pelea en tribunales que está cerca de llegar a la mayoría de edad, ¿Francisco Cárdenas y su grupo estarían listos para manejar al Guadalajara?, el ex directivo está seguro de que sí. “Para empezar, hay que recordar que por más de 80 años, lo hizo la AC sin necesidad ni de Salvador Martínez Garza y mucho menos de Jorge Vergara. Tuvimos el equipo más exitoso de la historia del futbol mexicano sin necesidad de nadie. Así que mi idea de regresar a las raíces tiene que ver con volver al Estadio Jalisco, que es nuestra casa, a buscar a gente que se identifique con nosotros, es decir, no hay tanta ciencia”.

—¿Porque un grupo que en 1992 tuvo que buscar una promotora para sostener el equipo, hoy puede ser exitoso cuando ya ni siquiera existen las AC en el futbol?

—Cuando llega Martínez Garza no fue por una necesidad imperiosa, sino por una conveniencia. Nos convenía a nosotros quitarnos un egreso fijo que era el futbol y por el que a veces el club tenía que ser sangrado para completar los gastos de operación. Estamos hablando de 1992 y en esas épocas la taquilla era tu ingreso principal, dos fechas al mes tenías esa entrada; hoy la taquilla es la caja chica, los verdaderos ingresos vienen de otros rubros. Que ya no existe una AC, eso es sólo una figura jurídica, es más, en la AC todo se reinvierte a diferencia de una sociedad mercantil”.

—¿Qué cambió en estos 17 años?

—Definitivamente, yo te puedo hablar por ejemplo de un contrato por derechos de transmisión que hicimos en el 2002 y que en su momento fue muy sonado, y que ahora está muy por debajo de las cantidades que se manejan. Simplemente con eso podríamos arrancar.

—¿Están listos 17 años después?

—Claro. Obviamente en 2002 tenía un presupuesto trabajado durante dos años donde estaban contemplados contratos importantes que nos daban 20 millones de dólares al año, que eran suficientes para tener una buena nómina de un equipo competitivo en Primera División y sostener las Fuerzas Básicas. Hoy, ese presupuesto ya se lo gastó Vergara, quien por cierto, tendría que darnos cuentas.Eso no me asusta, siempre hemos estado listos.

Cárdenas sostiene que el equipo está muy lejos de ser aquella escuadra tradicional y popular que era en 2002. “Se ha destruido una tradición: el corazón de Chivas era el club de Colomos, y desparece. El equipo, que era el alma de la tradición, se sustrae del contacto con la gente, no era un equipo elitista sino un equipo del pueblo. Por último, era el equipo más ganador de México y ya no lo es”.

—¿Harían mejor trabajo que la SA?

—Lo que te puedo asegurar a ciencia cierta es que los que están ahora no son mejores que tú y que yo, y a diferencia de ellos nosotros tenemos esa convicción de hacer las cosas por amor a Chivas. Nosotros no estábamos ahí como ahora están ellos por un cheque y por una chamba.

Los tres compromisos de Cárdenas

  • Volver al Estadio Jalisco.
  • Volver a abrir los entrenamientos a la afición, sea quien sea el técnico.
  • Conformar equipos competitivos con los mejores jugadores mexicanos al alcance.

¿Qué se define el 10 de julio?

“En esta última ocasión presentamos una queja que sí se recibió y se va a dilucidar el 10 de julio con dos posibles resultados: se atrae el asunto y se ve el fondo del cumplimiento de la sentencia de amparo donde se declare la nulidad de la asamblea de 2002; o en su defecto nos dejan la sentencia de amparo en el limbo, algo parecido a como estamos ahora”.

¿Por qué hasta ahora?

“El mismo tribunal que nos había dado el amparo empieza a colocarnos obstáculos artificiales, mañosos y absurdos. Así, quienes ganamos ese amparo no gozamos de los efectos positivos de ese recurso y quienes lo pierden, gozan de todos sus derechos como si no hubiera pasado nada. Eso es lo que estamos denunciando a la Suprema Corte y le estamos pidiendo la intervención”.

¿Es la última instancia?

“Es una decisión de la Suprema Corte y tiene que ser la Suprema Corte porque el amparo se origina con un juez federal, así que por encima de un tribunal sólo están ellos, y por eso es que estamos tocando esa puerta”.

¿Qué pasa si se reconoce el amparo?

Todo regresa a nosotros. Una sociedad que se define como inexistente no puede engendrar derechos porque no existe, la transformación de Jorge Vergara así fue.

¿Qué pasa si la decisión no les favorece?

Se acabó. Nosotros quedaríamos en el limbo con una sentencia de amparo buena como letra muerta.