Farándula

¿Te urge ver el Rey León? Checa lo que comentó el director

Aunque muchos aún no están convencidos de que el remake live action de ‘El Rey León’ logrará lo que su antecesora, el director de esta cinta visitó la CDMX para despejar estos temores y hablar de lo que veremos en esta nueva versión que promete ser tan buena (o quizá mejor) que la estrenada en 1994.

Jon Favreau es el genio detrás del nuevo live action de Disney, ‘El Rey León’, y hace unas horas ofreció una conferencia de prensa a medios nacionales y de Latinoamérica para hablar de los detalles de esta cinta que se estrenará el próximo 19 de julio.

Favreau es un destacado actor, dibujante, animador y productor que ha compartido créditos en grandes producciones como ‘Seinfeld’, ‘Friends’ y en ‘Los Soprano’. Además, ha dirigido exitosas cintas como ‘Iron Man’ y ‘Iron Man 2’; en 2017 su talento lo llevó a ganar el premio Bafta a Mejores Efectos Visuales con el remake de ‘El Libro de la selva’.

Esta última película le ayudó a ganar experiencia en el terreno de la “animación” logrando, de manera fortuita, que así fuera un poco más sencillo adaptar ‘El Rey León’ en su nueva versión live action, misma que pretende dar la ilusión, al espectador, de estar viendo un documental de la naturaleza, pero sin perder la esencia emocional de la película original.

Pero ¿cómo lograr que una película en donde no hay un personaje humano empatice con la audiencia? Jon Favreau cree que todo radica en el trabajo en equipo y en la pasión que existía por el proyecto.

 

 

Tratamos de mantener el espíritu de cada uno de los involucrados. Se trata de las personas y todo el elenco. Es un trabajo en equipo’.

Por otra parte, Favreau se rehusó a que su cinta fuera catalogada como animación o como live action, debido a que se usaron otras técnicas que hicieron de ésta algo más complejo a lo que estamos acostumbrados a ver en pantalla pues para lograrlo tuvieron que realizar una ardua investigación de campo, mezclar el uso de varias tecnologías y trabajar con una detallada coreografía.

Prácticamente se trata de animación, pero no es así porque usamos otros elementos como realidad virtual, utilizamos cámaras y visores especiales, muchas imágenes son reales, pero fueron retocadas, estamos hablando de algo mucho más complejo que la animación 3D”.

Hicimos live action, hicimos animación, pero la cinta no es eso porque no estamos hablando de un proyecto como Coco (que sí es animación). Hay un trabajo con el movimiento, el render y todas las cosas que involucran un proyecto como éste. Ustedes mismos tendrán que explicar de qué se trata”, dijo a los medios.

 

Asimismo, Favreau fue muy recalcitrante tras señalar que la película cuenta con varios elementos reales ya que también se filmaron escenas con animales de verdad en locaciones de África.

El director además enfatizó que el fotorrealismo que consiguieron lo llevó a retar a los espectadores, de manera deliberada, tras asegurar que ‘hay una sola toma en toda la película que no fue retocada’ todo esto con la finalidad de demostrar que la cinta entera cuenta con una belleza muy similar a la que nos ofrece la naturaleza.

Además de la minuciosa investigación que se realizó del hábitat natural en el que se desenvuelve la película, los actores y el director estudiaron el comportamiento, la conducta y la forma en la que se mueven, interactúan y se expresan los animales en el mundo real.

Si tomas una expresión humana y la trasladas a un animal, no es lo mismo, no reaccionan igual, expresamos emociones en diferentes lenguajes. Los felinos usan su cuerpo, su piel se eriza, los humanos usamos las cejas y los ojos para expresar nuestras emociones”.

 

 

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter
El director admitió que, aunque el proceso fue tardado (3 años para ser exactos), fue muy enriquecedor trabajar con figuras como Donald Glover (Simba), Beyoncé (Nala). Sin embargo, la parte más satisfactoria para él fue ver el crecimiento de cada uno de los involucrados en el proyecto.

Jon Favreau aseguró que el mensaje de la película, aunque es muy triste porque trata sobre la vida, las adversidades a las que debemos enfrentarnos mientras estemos aquí y la manera en la que afrontamos la muerte, es profundamente hermoso.

Todas las personas cumplimos roles diferentes en la vida, la vida no siempre es feliz y tenemos que aprender a aceptar las consecuencias de eso, pero algunas veces también simplemente se trata de saber decir hakuna matata y dejar que todo lo malo pase”.

Finalmente, Favreau aseguró sentirse agradecido, afortunado y muy, muy feliz.