Nacional

Con piñata de Billy Chapman reciben a AMLO al grito de Aquí No

*El presidente de la República anuncia públicamente que hará una investigación a fondo para ver si hay beneficios o perjuicios con la planta de fertilizantes en Topolobampo

Los Mochis, Sinaloa.- «¡Aquí no! ¡Aquí no!», gritaba fuertemente un enorme grupo de cientos de ciudadanos al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a su paso, cuando salía del aeropuerto de Los Mochis, para dirigirse al evento que sostuvo con los sinaloenses en la unidad deportiva Aurelio Rodríguez Ituarte.

Los manifestantes que se oponen a la construcción de la planta de fertilizantes en Topolobampo, liderados por el colectivo Aquí No, con pancartas y mantas en las que demostraban su total rechazo a esta obra, así como un féretro y una piñata con la imagen del alcalde de Ahome, Billy Chapman, recibieron al mandatario nacional.

Vecinos de las comunidades de Ohuira, Lázaro Cárdenas, Topolobampo, Paredones, El Muellecito y habitantes de Los Mochis, además de las asociaciones civiles Vigilantes Ciudadanos por la Transparencia de Sinaloa, Rueda Verde, Congreso Nacional Ciudadano (Conaci), entre otras, esperaban ansiosamente la llegada de Andrés Manuel López Obrador para pedirle que no se construya la planta de amoniaco en el puerto de Topolobampo.

«El féretro es referente a la planta de amoniaco porque es un proyecto de muerte. Está representando la muerte para la bahía de Ohuira», manifestó Joel Ulises Pinzón, representante del colectivo Aquí No. Además, añadió que la piñata con el personaje del alcalde de Ahome, Billy Chapman, es porque, siendo un representante público, nunca has estado con ellos en esta lucha:

No solo ha sido Chapman, han sido varios funcionarios de Gobierno, como el gobernador y el secretario de Economía, Javier Lizárraga; el delegado Jaime Montes, que en ningún momento se han acercado a nosotros», afirmó.

Los manifestantes impedían el paso a la camioneta del presidente 

«¡Presidente, escúchenos!»

El gran tumulto de ciudadanos pedía que el presidente se bajara de la unidad y los atendiera, aunque fuera cinco minutos: «¡Que no lo engañe Quirino!, ¡que no lo engañe Labastida!, ¡que no lo engañe Malova! ¡Esta gente no le falló en las urnas! Presidente, nosotros somos su pueblo. Presidente, escúchenos», le gritaban.

Los inconformes buscaban cerrarle el paso al presidente Andrés Manuel López Obrador para que se detuviera a dialogar con ellos. Sin embargo, la unidad en la que se transportaba nunca se detuvo y seguía su camino, a pesar de que tenía gente delante. El equipo de seguridad luchaba por abrir camino a la camioneta para que el mandatario llegara al evento en la unidad deportiva.

Pasó con dificultades, pero no se paró en la manifestación. 

Joel Ulises Pinzón, representante del colectivo ciudadano Aquí No, mencionó que sí lograron entablar palabras con el dirigente nacional, pero que el resultado no fue el que esperaban, ya que querían una audiencia: «Se le entregó el archivo con las irregularidades que han existido con el proyecto de la planta de amoniaco, se le hicieron llegar los documentos que tenemos. Él en un principio tenía una conducta evasiva al problema. Dijo que no se iba a prestar a chantajes, que estábamos actuando de manera violenta, pero en ningún momento se tomó una conducta violenta», expuso.

Añadió que el presidente de México comentó que iban a analizar todos los documentos, que esa era la tarea que se iba a llevar. «Dependiendo de las medidas que ellos tomen, son las medidas que vamos a tomar nosotros», dijo.

Un ataúd y una piñata colocaron en la entrada del aeropuerto de Los Mochis. 

Juicio político no camina

Luis Felipe Villegas Castañeda, presidente del colectivo ecologista Rueda Verde, entregó al presidente un compendio de archivos con la ficha técnica y científica que explica por qué no se debe construir la planta de amoniaco en Topolobampo: «Estamos apoyando la causa para que no se construya la planta de fertilizantes en Topolobampo porque no es el lugar adecuado, está violentado el tratado Ramsar».

Asimismo, mencionó que entregó un documento para que el presidente se entere de que no están caminando las denuncias de juicio político que han puesto las organizaciones civiles contra Billy Chapman: «Le pasamos copias de las tres denuncias de juicio político y un expediente con 3 mil firmas pidiendo su intervención en el caso de los drenajes colapsados, las cuales juntamos el 25 de febrero y que hoy estamos dándole una copia porque ya las mandamos a la Ciudad de México, pero no sabemos qué pasó».

También el exdiputado federal Gerardo Peña Avilés entregó a López Obrador un documento para sustentar por qué rechazan la planta de fertilizantes.

En el aeropuerto también se manifestaron para exigir solución a sus demandas los trabajadores de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guasave (Jumapag), que tienen más de siete días en huelga de hambre en reclamo a adeudos y desconocimiento al contrato colectivo.

En tanto, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, anunció públicamente que hará una investigación a fondo para ver si hay beneficios o si perjudica a la gente:

Lo que es real, la verdad nos hará libres siempre. Vamos a ver si, en efecto, perjudica la planta o si ayuda, eso lo tenemos que analizar, porque siempre en esos asuntos hay muchos intereses, no me estoy chupando los dedos», dijo.

En ese sentido, comentó que el análisis estará basado en lo que más conviene a la sociedad, y después de la investigación se determinará qué hacer: «Me dicen algunos que va a contaminar, y otros que me dicen que va a ayudar porque va a bajar el precio de los fertilizantes; y los que están distribuyendo los fertilizantes no quieren que se haga esa planta, entonces estoy diciendo lo que escucho, por eso recorro siempre el país, para escuchar los sentimientos del pueblo. Si estuviera en China, no me entero de nada, pero aquí vengo a escuchar», añadió.

López Obrador comentó que no se detendrá hasta saber los detalles sobre lo que hay detrás del tema de la planta de fertilizantes: «Voy a desentrañar lo que hay, si beneficia o perjudica en realidad y si hay problemas. Al final veremos cómo se resuelven con el método democrático, se le consulta al pueblo, porque en la democracia el pueblo manda, el pueblo es el que decide».

Dijo que la ventaja que tiene el pueblo mexicano ahora es que el nuevo Gobierno llegó de manera libre y, con base en eso serán las decisiones que se tomen en busca del beneficio social: «Llegamos libres. Nada más tenemos un amo: el pueblo de México. No tenemos que hacerle la barba a nadie ni ser cómplice de ningún grupo de interés creado. Somos libres para gobernar de acuerdo a lo que el pueblo decida, de acuerdo a la justicia, y así vamos a actuar», enfatizó.

Reiteró que desde el Gobierno federal, con la ayuda de otras instancias, se llevará a cabo la investigación sobre este tema para finiquitarlo: «Vamos a revisar el asunto, y si se presenta el proyecto, la resolución, y no hay acuerdo, entonces vámonos a la democracia, un domingo se ponen mesitas en todos los parques, en las plazas públicas y ahí deciden si quieren la planta o no, y la gente es la que va a decidir, ¿les parece bien esa decisión?», puntualizó.