• Jueves , 30 mayo 2019
Lo más reciente

El Tren Maya beneficiará a los habitantes locales, de otros estados y países

Por Román Martínez

Cancún.-El diputado federal, Luis Alegre, en reunión del Plan Nacional de Desarrollo, afirmó que el Trena Maya beneficiará en primera instancia a gente local, que tendrá trabajo y también a personas del interior del país y de otras naciones, ya que es un proyecto que durará varios años y costará entre 120 y 150 mil millones de pesos.

El legislador dijo que  la zona sur del país tiene  un alto nivel de pobreza de 48.5%  arriba de la media nacional y existen 121 pueblos mágicos, por lo que el tren maya que abarcará los estados de Yucatán, Campeche, Tabasco y Quintana Roo, ayudará a la economía de esos habitantes

Tendrá mil 525 kilómetros de recorrido, de esos estados el único que no tiene infraestructura ferroviaria es Quintana Roo, lo único que se tiene es el  derecho  de vía que se conectaría con la existente. Habrá 15 estaciones, en Palenque, Tenosi1que, Campeche, Escárcega,  Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Chetumal, entre otras,

En dicho tren   habrá  una parte para carga, otra para  jornaleros hasta ejecutivos y sección para turistas,  costará 100 millones de pesos por kilómetro, transportará más de tres millones de pasajeros al año y correrá a 60 kilómetros por hora.

Se está haciendo promoción mundial con inversionistas que estén interesados en adherirse, lo cual no es problema, ya que existen todas las garantías y ventajas de que es una inversión redituable, que será la máxima obra d3el sexenio

El sargazo hay que detenerlo mar adentro

Respecto al sargazo afirmó que como es un problema mayúsculo hay que detenerlo en el mar adentro, ya que de esa manera disminuiría el arribo en un 40 por ciento, pues en este qaño se estima que llegarán 350 millones de toneladas,  motivo por el que hay que recogerlo en cantidades industriales y para ello la Marina tiene el personal, los investigadores, el equipo, los helicópteros y aviones para monitorearlo y contrarrestarlo, pero “no hay que bajar la guardia”

Artículos Relacionados