• Miércoles , 28 noviembre 2018
Lo más reciente

Se agotan los argumentos de Santiago Solari sobre ausencias de Isco

Isco no es intocable para Santiago Solari. Ni siquiera necesario para hacer frente al partido más difícil que ha enfrentado el Real Madrid bajo su mando.

El español volvió a ser descartado para el técnico argentino y esta vez, en el partido en que el conjunto merengue se jugaba ante la Roma dar un paso importante para avanzar como primero de grupo a Octavos de Final y que se saldó, sin él, con victoria por 0-2 del Real Madrid.

Isco ya es el tercer jugador de campo que menos minutos ha disputado desde que Solari asumió el mando del Real Madrid con 78 en total. Sólo Federico Valverde y Mariano Díaz, recién recuperado de una lesión, han jugado menos bajo las órdenes del argentino

Isco ha quedado ya dos veces fuera de la convocatoria; en el estreno del argentino en el partido de la Copa del Rey ante Melilla y este martes ante la Roma. Además, se quedó en la banca en la victoria por 2-4 sobre el Celta y ha participado sólo en tres partidos (de seis), siempre entrando de cambio. Lo más que ha jugado fueron 34 minutos ante el Valladolid; posteriormente participó 17 minutos frente al Viktoria Pilsen y 28 ante el Eibar.

Cuestionado, varias veces, por la suplencia de Isco, Solari se ha referido a razones puramente “deportivas”. Recién llegado, apelaba a la reciente recuperación del jugador tras pasar por el quirófano por apendicitis hace casi dos meses.

El argumento de la reciente recuperación se ha agotado. Esta vez, Solari se ha referido a una “decisión puntual” para un “momento puntual”, que no es otro, que el de mayor tensión desde que llegó.

“Estamos para tomar decisiones y ya está. Las decisiones son casi siempre deportivas salvo en casos excepcionales, que aquí no hay ninguno”, dijo Solari a los medios españoles tras el encuentro en la capital italiana. “La titularidad o la suplencia es un problema ficticio. Estamos para darlo todo; estar al 100 por ciento para ver si nos eligen”.

Sin embargo, en Madrid ha causado más que revuelo el desuso de Isco.

La suplencia de Isco había sido tema álgido desde hacía semanas. Es un hombre base de la selección española –casi a la par del otro gran afectado desde que Vázquez empezó a ganar terreno, Marco Asensio– y no sólo eso, se le ha etiquetado, desde hace varios años, como la gran esperanza para encabezar el cambio generacional.

Isco, sin embargo, no termina de convencer en el Real Madrid.

Solari no es el primer técnico merengue que busca alternativas al malagueño. Le costó una temporada en el banquillo empezar a ganarse la confianza de Carlo Ancelotti, mientras Zinedine Zidane tampoco le dio la titularidad fija en el equipo de lujo desde el principio. Si Isco se ganó un puesto fue por las circunstancias –ya sean lesiones o la pérdida de confianza del francés en Gareth Bale.

El único que le ha dado el espaldarazo desde el principio ha sido Julen Lopetegui, hasta que causó baja por apendicitis –justo antes de la derrota por 3-0 ante Sevilla que desencadenó la crisis y, eventualmente, el despido del vasco.

Isco había participado en los siete partidos disputados hasta ese momento, cinco de ellos como titular. Tras recibir el alta médica un mes después, también salió de inicio ante Levante y Barcelona.

El encuentro ante los catalanes fue el último partido que salió de inicio y en que, además, jugó los 90 minutos.

Lucas Vázquez, la apuesta de Solari
Mientras Isco parece condenado al ostracismo, Lucas Vázquez empieza a subir como la espuma. Ha sido titular en cuatro de los cinco partidos que ha disputado bajo el mando de Solari, perdiéndose sólo la derrota por 3-0 ante el Eibar por descanso.

Ante la Roma, Vázquez dio la razón a Solari marcando un tanto y participando activamente en ataque creando dos oportunidades más y combinándose efectivamente con Benzema y Bale.

“Lucas no es una sorpresa”, afirmó Solari. “Es un trabajador de la banda, lo da todo los 90 minutos. Después podrá estar más acertado o no. Hoy marcó y estoy contento”.

El descarte de Isco resulta especialmente significativo, pues era justo el partido en que Real Madrid debía mostrar mejoría con respecto al pobre juego del fin de semana. Solari, a su vez, estaba obligado a encontrar alternativas y soluciones y las encontró al rectificar y dar peso a Lucas, pero también en la media, donde confió en Marcos Llorente, con quien no había contado hasta ahora, para suplir al lesionado Casemiro.

Artículos Relacionados