• Jueves , 1 noviembre 2018
Lo más reciente

Miles de trabajadores de Google salen a la calle contra el trato al acoso sexual en la compañía

La campaña ‘Marcha Google por el cambio real’ ha llamado a los empleados a que paren en 78 oficinas de la compañía de todo el mundo

Miles de empleados de Google han salido este jueves a la calle en oficinas de la empresa en todo el mundo para protestar contra la respuesta dada por la compañía ante el comportamiento sexual inapropiado de algunos de sus ejecutivos. “Los derechos de los trabajadores son los derechos de las mujeres”, podía leerse en una de las pancartas durante la marcha silenciosa que partió de la sede del gigante tecnológico en el barrio neoyorquino de Chelsea.

Eric, ingeniero, considera que esta movilización es necesaria para mostrar que se debe cambiar la manera de lidiar los casos de acoso y agresión sexual. Es un esfuerzo que deben hacer tanto hombre como mujeres. “Somos empleados de una industria en la que los hombres ganamos en número”, señala, “por eso esta debe ser una responsabilidad compartida”.

“Time’s up tech”, responde una empleada, haciendo referencia al movimiento social que hace un año emergió a raíz de las denuncias contra el productor de cine Harvey Weinstein. Otras han destacado en sus pancartas los 90 millones de dólares (unos 79 millones de euros) que Google pagó como compensación al creador del sistema operativo Android, Andy Rubin, que tuvo que abandonar la compañía tras una investigación por abusar sexualmente de una subordinada con la que tuvo una relación sentimental, como publicó The New York Times el 25 de octubre, detonante de la movilización.

Con ese dinero, añaden, se podría pagar durante 3.000 años a una persona que trabaja con un salario de 15 dólares la hora. “¿Qué hago en Google?”, se preguntaba otra manifestante en una pancarta para amplificar su voz, “pues trabajar duro para que la compañía pueda permitirse pagar 90 millones a ejecutivos que acosan sexualmente a sus propios empleados”.

“Google es una comunidad. Hay cientos de miles de personas que están vinculadas directa y indirectamente con la compañía, por eso tenemos la responsabilidad de protegernos y a nuestro usuarios”, dijo dirigiéndose a los manifestantes una de las organizadoreas de la protesta en Nueva York, al tiempo que lamentaba que no fuera el lugar de trabajo que soñaba para las mujeres o las personas de color como ella.

Sundar Pichai, consejero delegado de Google, reconoció este jueves durante una entrevista en una conferencia que la falta de representación es un problema común entre las firmas tecnológicas Silicon Valley. La protesta, añade, es importante porque eso permitirá poner el listón más alto a la hora de tratar cuestiones como el acoso y el abuso sexual, que insistió es un problema social.

La protesta se ha repetido en las sedes de Google en Londres, Berlín, Nueva York, Zúrich, Tokio y Singapur. Sobre la mesa de trabajo de miles de trabajadores han aparecido esta mañana notas idénticas: “No estoy en mi puesto porque voy a marchar en solidaridad con otros trabajadores y con proveedores de Google para protestar contra el acoso sexual (…) Volveré luego”. Los manifestantes difundieron fotografías y vídeos a través de las redes sociales para hacer resonar el mensaje.

La convocatoria establecía que los paros de protesta se celebrasen exactamente a las 11.10 de la mañana, hora local de cada sede. Por ese motivo, la oficina más madrugadora ha sido la de Tokio.  La breve huelga de Google Dublín ha sido la más llamativa de la jornada porque Irlanda acoge la mayor sede de la empresa norteamericana fuera de Estados Unidos, gracias a las ventajas fiscales que ofrece el país. Solo allí emplea a 7.000 personas. En Madrid, donde este jueves es festivo, no se ha celebrado la protesta, informan fuentes de la compañía.

El paro de los trabajadores también reivindica el fin de la brecha salarial entre hombres y mujeres, que la compañía publique un informe de transparencia sobre los casos de acoso sexual constatados, que se mejore la manera de hacerlos públicos o que el director de diversidad de la empresa pueda remitir recomendaciones directamente a la junta directiva.

La desigualdad por sexos en Silicon Valley ha suscitado críticas del movimiento feminista, no solo por los casos de acoso sexual hacia las mujeres en empresas como la mencionada Google, Uber o AdRoll, sino también por la escasa presencia femenina en las plantillas y las ejecutivas de las compañías.

En el caso de Google, trabajadores de la compañía ya se han levantado contra la empresa en el pasado, aunque por otros motivos: se mostraron contrarios a los contratos de colaboración de la compañía con el Pentágono para desarrollar proyectos de inteligencia artificial de uso militar o por la posibilidad de que el buscador, prohibido en China, desarrollara una versión censurada para el país asiático.

Artículos Relacionados