• Martes , 2 octubre 2018
Lo más reciente

Ejército da 72 horas a edil saliente de Acapulco para hallar 342 armas

El exalcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, tiene hasta las primeras horas de este lunes para aclarar la ausencia de 342 armas de la Secretaría de Seguridad Pública, que hasta el martes pasado estuvo cargo de Max Lorenzo Sedano Romano, destituido junto con varios comandantes, acusados todos de tener vínculos con el crimen organizado, tras el arribo de elementos de la Marina para asumir el control de la seguridad en el municipio.

“Velázquez habría incurrido en omisión al no retirar del cargo antes a su secretario de seguridad, Max Lorenzo Sedano Romano, quien ni siquiera había acreditado los exámenes de confianza”, aseguró el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.

El gobernador guerrerense accedió a una muy corta entrevista al término de la toma de protesta del perredista Antonio Gaspar Beltrán, como presidente municipal de Chilpancingo.

Ese planteamiento fue avalado por el resto de integrantes del Grupo de Coordinación Guerrero, quienes se deslindaron de la designación del exjefe policiaco.

No sólo se informó de la irregularidad, mediante dos oficios, sino también de manera personal se le pidió que retirara del cargo a Lorenzo Sedano, pero “hubo omisión y no solamente se lo comunicamos por escrito, se le comentó personalmente”.

Respecto a las armas faltantes, la Novena Región Militar exige ahora al exalcalde acapulqueño justificar o facilitar la devolución de las mismas, cuya ausencia se detectó en el depósito de la Policía Municipal de Acapulco, durante la revisión realizada el pasado martes 25 de septiembre.

Ese mismo día, el Grupo de Coordinación Guerrero implementó un operativo de intervención en la Secretaría de Seguridad Pública de ese ayuntamiento por existir sospechas de probable infiltración de grupos delictivos en esa corporación.

Como resultado de la revisión se encontraron pequeñas dosis de mariguana y cocaína, así como armas y cartuchos que no correspondían a la licencia oficial colectiva, y la ausencia del armamento.

Luis Walton Aburto, exalcalde de Acapulco, aseguró que cuando dejó la administración para ser candidato a gobernador, fueron 403 policías los que iniciaron proceso de finiquito, porque no acreditaron los exámenes de confianza durante el proceso de certificación.

Recordó que debido a ese proceso que mandaba la Federación, y que no aceptaban los policías, es que se generó un paro de labores en esa corporación.

Walton Aburto, líder de Movimiento Ciudadano en el estado, dijo a los comunicadores que cuando recibió la administración municipal se registraban mil 170 ejecutados, “pero el año en que hubo paro (de policías) bajó la cifra a 590 ejecutados, bajó más del 50 por ciento, eso es lo que les puedo decir”, finalizó.

Artículos Relacionados