• Viernes , 28 septiembre 2018
Lo más reciente

Explorar Mercurio, el nuevo objetivo de las agencias espaciales europea y japonesa

La ESA y JAXA colaboran en la misión BepiColombo, que explorará Mercurio y cuyo lanzamiento está programado para el próximo mes de octubre.

Mercurio, el planeta más cercano al Sol, es pequeño y escurridizo. Pequeño porque su tamaño es similar al de la Luna y escurridizo porque es difícil verlo a simple vista. Incluso los astrónomos necesitan mucha precisión para poder observarlo a través de un telescopio.

También es un planeta muy redondo, tiene más núcleo que corteza comparado con otros planetas terrestres y su campo magnético llama la atención aunque su proporción sea menor que el de la Tierra.

Todo esto se sabe gracias a las misiones que se han enviado al planeta. Se comenzó en 1973 cuando la NASA lanzó la sonda Mariner 10, que aunque con una tecnología ahora ya desfasada, trajo consigo nuevos misterios que resolver. Messenger, enviada en 2004, también dejó bastante por resolver, por eso el próximo mes se lanzará la misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) y de la japonesa (JAXA) BepiColombo, para seguir explorando el planeta en busca de respuestas.

¿Qué sabemos de Mercurio?

“Desde la Tierra no podemos ver bien Mercurio ya que es un objeto más bien pequeño, tiene un tamaño similar al de la Luna y como está lejos, es difícil”, explica a Hipertextual José Félix Rojas, del grupo de Ciencias Planetarias de la Universidad del País Vasco (UPV)Mercurio

. “Además, como se mueve muy cerca del Sol cuesta hasta verlo. La mayoría de la gente no ha visto Mercurio nunca con sus ojos y los astrónomos lo ven pocas veces porque se aparta muy poco del Sol. Así que el astro deslumbra y con el telescopio se ve mal”, señala Rojas.

mercurio

Pero ¿por qué su núcleo es mayor que su corteza terrestre? ¿Cómo es su campo magnético? ¿Le afecta la gravedad del Sol de algún modo? ¿Qué estudiará la misión de la ESA y JAXA?

Con las misiones que ya se han enviado “hemos visto, por ejemplo, que tiene una corteza finísima y que la parte que correspondería al núcleo del planeta es extremadamente grande. En proporción tiene mucho más núcleo que la Tierra”, comenta Rojas. “Como realmente en su origen Mercurio no debe ser tan distinto de la Tierra, eso da mucho que pensar”, añade el investigador. ¿Por qué el núcleo de Mercurio es más grande que su corteza terrestre? No se puede saber del todo, pero la teoría que predomina actualmente entre los círculos científicos para dar una respuesta a esta discrepancia es que “al principio de los tiempos del sistema solar hubo una gran colisión de un objeto contra Mercurio que le arrancó las capas más externas. Es decir que Mercurio según se formó hubiera sido un planeta más grande, pero como resultado de la colisión, grandes capas de su parte más exterior fueron arrojadas al espacio exterior. Ahora es más pequeño y el núcleo está muy cerca de la superficie”, ilustra el investigador. Sobre si esta situación afecta al funcionamiento del planeta, Rojas niega con rotundidad. “Pero es peculiar, no es habitual”, agrega.

Un gran objeto pudo colisionar contra Mercurio y arrancarle capas exteriores de la corteza

l campo magnético de Mercurio es un 1% del que tiene la Tierra. Y teniendo en cuenta que de los otros planetas terrestres ni Marte ni Venus tienen, eso le deja solo comparable con nuestro planeta: “El campo magnético que tenemos en la Tierra es anómalo en cuanto a que es bastante intenso”, comenta Rojas. Aunque entre los planetas gaseosos es más común tenerlo: “Júpiter tiene campo magnético y es fuerte, pero entre los planetas terrestres no es tan frecuente”, ilustra el experto en Ciencias Planetarias.

El campo magnético de Mercurio es un 1% del que tiene la Tierra

¿Cómo afecta la gravedad del Sol en el planeta? El Sol, debido a su cercanía con el planeta, ejerce fuerzas como las de las mareas, es decir, “como lo que pasa en la Tierra con las mareas y la Luna”. El resultado es que el astro tira de la cara más cercana de Mercurio y esto se refleja en el giro del planeta sobre sí mismo: hace tres rotaciones sobre su eje por cada dos revoluciones que da alrededor del Sol. “Está sincronizado el movimiento orbital con el de giro. El Sol va condicionando su giro y termina haciéndolo con una velocidad concreta. Esa velocidad siempre es una proporción de números sencillos: 1:1 en el caso de las mareas; 2:3 en el caso de Mercurio“, aclara a Hipertextual.

BepiColombo en Mercurio

La misión de la ESA y JAXA está programada para despegar el próximo 19 de octubre desde el Puerto Espacial Europeo de Kurú a bordo de un cohete Ariane 5, según anunció hace unos meses la agencia europea en un comunicado. La sonda tardará tres años en sobrevolar por primera vez Mercurio y consta de dos orbitadores científicos: Mercury Planetary Orbiter de la ESA y Mercury Magnetospheric Orbiter de JAXA. “Los dos orbitadores efectuarán mediciones complementarias del planeta y su entorno, desde lo profundo de su interior hasta su interacción con el viento solar, para lograr la mejor comprensión de Mercurio hasta la fecha y saber cómo el planeta más interior de un sistema solar se forma y evoluciona tan cerca de su estrella progenitora”, añadía la ESA.

Artículos Relacionados