• Martes , 14 agosto 2018
Lo más reciente

El derrumbe de un gran puente de una autopista en Génova causa al menos 22 muertes

*El ministro de Infraestructuras, Danilo Toninelli, asegura que la caída del viaducto se perfila como una “inmensa tragedia”

Al menos 22 personas han muerto este martes al derrumbarse el tramo de un puente en la ciudad italiana de Génova, según informó el viceministro de Infraestructura, Edoardo Rixi, quien añadió que  “por desgracia aumentará” el número de víctimas a medida que pasen las horas. En el momento en el que ocurrió el derrumbe, hacia el mediodía, había alrededor de 30 coches en ese tramo de la autovía A-10.

El director de los servicios de emergencia del 118 de Génova ha declarado a la agencia italiana Adnkronos que se temen “decenas de muertos entre quien se ha precipitado desde el viaducto y quien haya quedado sepultado bajo los escombros”, por las condiciones en las que se ha producido el accidente y la situación del viaducto.

Se trata del puente Morandi, que atraviesa el río Polcevera y pasa sobre una zona densamente habitada y sobre una vía ferroviaria. Las autoridades dicen evaluar todavía las dimensiones de la catástrofe.  En las primeras imágenes se ve cómo al puente le faltan varios metros en su lado occidental y hay vehículos y camiones sobre el puente y se cree que también debajo. En las imágenes se aprecia cómo parte de los escombros llegan también hasta al menos dos vías que pasan por debajo del puente.

Desde primera hora de la mañana toda la región de Liguria está en alerta naranja por las fuertes lluvias que estos días están cayendo también en el resto del país. Las precipitaciones y el intenso tráfico de estos días, a las puertas de la fiesta del 15 de agosto, están complicando las labores de rescate.

Piero Fraterrigo, de 56 años, trabajador en la fábrica Ansaldo Energia ubicada a escasos metros del puente Morandi en Génova, cuenta por teléfono que escuchó un gran ruido de hierros cayéndose, informa Francesco Rodella. “En un principio, pensé que se trataba de material de la propia fábrica que se había caído de algún sitio”, asegura. Al asomarse al patio de la nave industrial, se dio cuenta de que se había derrumbado un tramo entero del puente. “Fue impresionante. Se veía el puente en el medio de la niebla sin un trozo. Parecía un efecto óptico” relata. “Por pocos metros no golpeó a nuestra fábrica”, agrega. El testigo también cuenta que vio algunos relámpagos cerca del punto en el que se cayó la infraestructura, aunque no sabe decir si esta fue directamente golpeada por los rayos.

El operador de autopistas Autostrade ha asegurado a través de un comunicado que habían estado realizando trabajos para fortalecer la estructura de la autopista en el viaducto. “Las causas del colapso se investigarán a fondo tan pronto como sea seguro acceder al sitio”. Las acciones en Autostrade, la empresa que juntoo a ACS acaba de comprar Abertis, habían caído un 8,8% a las 12.06, poco más de cinco minutos después de lo ocurrido.

El ministro de Transportes, Danilo Toninelli ha escrito en Twitter que está siguiendo de cerca lo sucedido y que el derrumbe se perfila como una “descomunal tragedia”.  El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, trasladó hoy sus condolencias al pueblo italiano en un comunicado: “Estoy profundamente entristecido por el colapso hoy de un puente en Génova que se ha cobrado muchas vidas. En nombre de la Comisión Europea, expreso mi más sentido pésame y sinceras condolencias a las familias y amigos de los fallecidos y al pueblo italiano”.

El viaducto fue construido en los años sesenta, tiene 90 metros de altura y algo mas de un kilómetro de longitud y está entre los barrios de Sampierdarena y Cornigliano, al oeste del centro, en una zona con viviendas. A lo largo de los años ha necesitado pasar por diferentes obras de manutención y restauración. El puente, de paso casi obligado para ir al mar o al aeropuerto desde la ciudad era un símbolo de Génova, pero siempre ha sido objeto de críticas y comentarios y los vecinos y numerosas asociaciones hablan de un “fallo de la ingeniería” debido al elevado coste de su mantenimiento. Une la autopista A10, que llega desde la frontera de Francia, con la A7 hacia Milán, al norte.

Artículos Relacionados