• Martes , 1 mayo 2018
Lo más reciente

Ordenan juicio por abuso a tesorero del Vaticano

Australia— El cardenal George Pell, el tercer funcionario de más alto rango del Vaticano y el funcionario católico de mayor rango en ser acusado de crímenes de abuso sexual, debe ser juzgado por al menos una acusación, dictaminó un tribunal australiano.

Belinda Wallington, magistrada de Melbourne, encontró que había pruebas suficientes para que los fiscales llevaran el caso del cardenal a juicio, poniendo fin a una audiencia preliminar de dos meses, en la que los testigos describieron el abuso que, dijeron, tuvo lugar hace décadas.

Como prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede, Pell, de 76 años, es el jefe de finanzas de facto del Vaticano, pero el Papa le concedió permiso para regresar a Australia para llevar a cabo su defensa.

El cardenal ha sido acusado de delitos sexuales históricos, lo que significa que tuvieron lugar hace décadas, pero los detalles de la denuncia penal, incluidas las identidades de sus acusadores, no se han hecho públicos.

Dichos casos están sujetos a los estrictos estándares de desacato de Australia y otras restricciones legales que prohíben a los periodistas informar sobre detalles penales.

Robert Richter, el abogado del cardenal, dijo el año pasado que había pruebas voluminosas para demostrar que lo que se alegó es imposible.

El cardenal Pell fue acusado en 2016 en audiencias ante la Comisión Real de Australia de Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil por mal manejo de casos de mala conducta contra miembros del clero mientras se desempeñaba como líder de las Arquidiócesis de Melbourne y Sydney.

Luego, en 2017, surgieron denuncias de que él mismo había estado involucrado en abusos desde el principio de su sacerdocio y continuando hasta que se convirtió en arzobispo de Melbourne. Él ha negado esas acusaciones.

No está claro cuándo comenzará el juicio penal. Al menos dos audiencias más se llevarán a cabo antes de esa fecha para determinar qué evidencia es admisible y para establecer una fecha en la corte.

“El juicio podría tardar hasta un año”, dijo Judy Courtin, una abogada y defensora que ha representado a víctimas de abuso sexual. “Las incógnitas pueden ser estresantes y traumáticas para los sobrevivientes”.

Aseguró que la decisión del magistrado es un paso importante para las víctimas de abuso de sacerdotes, pues se está reconociendo su verdad.

La Iglesia se ha encontrado en el centro de un escándalo de abuso sexual en espiral, que abarca varios países y décadas.

El Papa Francisco ha sido criticado en los últimos meses por dar marcha atrás en las promesas anteriores de una ofensiva, incluida la defensa de un obispo chileno acusado de encubrir a un sacerdote pedófilo, pero no ha comentado públicamente el caso del cardenal Pell desde que se anunciaron los cargos.

“La simple realidad es que, mucho antes de que comenzara este caso, la estrella del cardenal Pell en el Vaticano había empezado a atenuarse”, dijo John Allen, editor del sitio web independiente de noticias católicas Crux.

Allen dijo que una suposición común de trabajo es que Francisco aceptaría la renuncia del cardenal si el juicio continúa.

Artículos Relacionados