• Martes , 3 abril 2018
Lo más reciente

32 aniversario de Amigos de Sian Ka `an

Por Román Martín

Cancún.- Alberto Charles Saldivar,  integrante de la asociación civil,  Amigos de la Reserva de la Biósfera de Sian Ka´an,  afirmó que esta área natural protegida,  de más de 600  mil hectáreas, cumplirá 32 años, en junio, la cual  fue creada  por decreto presidencial en 1986, por lo que trabajan coordinadamente con la  Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y con otras instancias, es ejemplo de cómo la sociedad civil se coordina con el gobierno federal, estatal y municipal y en este aniversario darán a conocer un estudio muy importante de los cenotes, porque todos somos agua y hay que preservarla

 Destacó que con  las autoridades de los tres niveles están  llevando a cabo proyectos de muy largo  plazo, pero de gran importancia ecológica, de conservación y sustentabilidad; “llevamos 32 años juntos con la Secretaría del Medio Ambiente del gobierno del estado y la de la federación, con la Comisión Nacional de áreas naturales Protegidas, con la firma de  universidades a nivel nacional  e internacional

 Lo que conmemorarán de 32 años, es que como organización siguen muy fuerte porque hay mucha gente que está convencida de que lo que hacen está bien, porque como  sociedad civil aportan bienes, servicios,  técnicas, para que juntos impulsen proyectos, pues han logrado una cantidad enorme de  reservas, acuerdos y manejos, le están pegando al 30%  de  la superficie del estado que está bajo un tipo  de protección; “parques marinos, áreas naturales protegidas, reserva de la biósfera”, agregó.

 Dijo que el único producto de Amigos de Sian Ka ´an es la vigilancia y preservación  de los ordenamientos decretados de la reserva y el estudio de todos los componentes de la Reserva desde el ser humano hasta el más pequeño de los peces de la Laguna Boca Paila y mediante esos estudios generar políticas públicas que protejan, con información clara y precisa  y eso ha generado muy buenos resultados.

“Tenemos un programa de manejo de la Reserva de Sian  Ka ´an excelente, se sabe la densidad de cada predio, sus dimensiones, su vocación de uso de suelo,  porque o se permite el sobrecupo ni la sobre venta; aquí  la reserva  tiene la más baja densidad del estado, son punto cinco habitaciones por hectárea, de Tulum a  Punta Allen no caben más de mil 500 o dos mil cuartos, lo de un hotel de Cancún”, expresó.

Saldivar manifestó que es una zona sumamente sensible en la que están todos los ecosistemas de Quintana Roo, desde mar caribe, arrecifes, duna costera, laguna arrecifal, humedal, línea costera interior, manglares, y es una organización  biológica de gran importancia, que permite tener pesca, arrecifes, aguas cristalinas  y muchos atributos que tanto queremos y respetamos,

Ahora cuentan con el apoyo de instituciones y organizaciones internacionales, que los tienen bien fondeados,  como HSBC, Fundación Slim, Norteamerican Conservation, entre muchos otros, porque siempre tienen proyectos para protección de la naturaleza y sus recursos.

Alberto Charles óque el tema del 32 aniversario de Amigos de Sian Ka ´an es que todos somos agua y hay que cuidarla, por ello,  están por dar a conocer que tenemos cenotes únicos en el mundo,  de los que hay muchos y muy bonitos, incluso con ruinas mayas y   ríos de 200 y 300 kilómetros  subterráneos, que hay en toda la Península; “queremos ponerles mucha atención a estos cenotes  y se involucre la sociedad civil, para conservarlos, porque es fácil cuidarlos estando bien reglamentados”.

Concluyó Charles al declarar que hoy los habitantes y pescadores de Sian Ka ´an  respetan las vedas,  extraen el producto con técnicas probadas de muchos años, en el caso de langostas no matan a las que están embarazadas y venden  más y mejor,  porque ya no usan trampas, ni cuatro o cinco redes o tarrayas diario, por ello,  se  siguen reproduciendo  robalos, meros, pargos, y otras especies, al igual que el caracol, que se pueden replobar muy rápido; “la capacitación de la gente, estudios científicos puestos a las órdenes de los habitantes de las comunidades que antes trabajaban en zapote  y el chicle, hoy están organizados y hacen tours, saben inglés, biología, las plantas y sus nombres científicos y valoran más lo que tienen ahí como cooperativas.

 

Artículos Relacionados