• Lunes , 12 marzo 2018
Lo más reciente

El nuevo inodoro de Xiaomi que tiene WiFi y reconocimiento personal

Hablar de un inodoro en Occidente, con todas sus características y formas de uso, puede sonar muy raro. Pero lo que para este lado del planeta no es más que un tema relacionado a lo escatológico, en Asia ha sido una tendencia por años, principalmente en Japón.

En el país del “Sol Naciente” se han fabricado inodoros que hacen algo más que descargar el agua durante años. Concretamente una compañía llamada Tōyō Tōki, o mejor conocida como “Toto”, popularizó los inodoros electrónicos en los años 80 bajo el nombre de Washlet.

Muchos han sido fabricados desde entonces y han ido ocupando los hogares asiáticos ofreciendo mejoras que un retrete tradicional no haría.  Por ejemplo, sentarse en el trono no es tan incómodo en épocas como invierno cuando este cuenta con calefacción.

China se suma a la competencia

Es por esto que la empresa tecnológica china Xiaomi decidió embarcarse en este sector de la electrónica casera y lanzar un producto propio. No solo quiso seguir la tendencia, sino también tratar de ofrecer elementos adicionales que lo diferencien de los inodoros existentes.

Smartmi Small Smart Toilet Seat es el nombre del nuevo inodoro creado por Xiaomi. Si bien, la compañía había ya lanzado una versión superior de este excusado, el público lo consideraba muy caro como para adquirirlo. Esta versión posee las mismas características de su antecesor pero algo más barato: 189 dólares.

Las utilidades de que su baño lo reconozca

Una de sus características más notorias es el hecho de reconocer a la persona que se sienta sobre él. De esta manera regula la temperatura del agua y otras opciones al gusto del usuario.

Si no sabe para qué sirve cambiar la temperatura del agua es porque no ha conocido la famosa curiosidad de todos los inodoros electrónicos de suplir la tarea del papel higiénico con un chorro de agua. Controlar la temperatura, así como la presión o el ángulo del chorro es importante para la comodidad del usuario.

Cuenta también con conexión a WiFi. La utilidad de esto es la posibilidad de conectarse a Miband, el weareable de Xiaomi. Desde este dispositivo ubicado en la muñeca, se puede dejar una configuración previamente hecha para que el inodoro la adopte justo en el momento que el dueño necesite sentarse en el baño.

Esto se le suma la posibilidad de tener lista la calefacción del asiento en una noche muy fría, así como las opciones higiénicas especiales que el chorro de agua le ofrece a las mujeres.

 

Artículos Relacionados