• Lunes , 26 febrero 2018
Lo más reciente

Sancionan a naviera por una explosión en Q. Roo

Justo en el día de la semana de mayor actividad en los muelles de Cozumel y Playa del Carmen, la empresa Barcos Caribe anunció que por órdenes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), a partir de ayer domingo y hasta nuevo aviso suspende operaciones. De esta manera concluye una muy complicada semana para la naviera, supuestamente vinculada con el exgobernador Roberto Borge.

En un comunicado, la empresa naviera indicó que dependencia federal aplicó la sanción por carecer de seguros y certificados estatutarios vigentes.

Sin embargo, refiere que el viernes 23 atendieron una inspección practicada por la Secretaría de Marina (Semar) y que les otorgaron actas que demuestran que sus certificados y toda la documentación requerida está vigente y en regla.

En su comunicado, fechado el 24 de febrero, la empresa indica que estará informando de la reanudación de las rutas en cuanto el asunto quede aclarado.

Mientras tanto, en un oficio que envió a la naviera, la SCT precisa que hasta que no se garanticen las condiciones mínimas de seguridad en los servicios que presta la empresa y concluyan las investigaciones en torno a la explosión del miércoles pasado, a partir del domingo 25 la embarcación Caribe III no podrá zarpar.

El documento lo firma Álvaro Guadarrama Mejía, Director de Registro y Normatividad de la SCT.

A diferencia de Cozumel, donde las oficinas de Barcos Caribe permanecen cerradas, en el muelle fiscal de esta ciudad, la taquilla de esta empresa de ferries lucía abierta, pero solo para informar a los usuarios que el servicio está suspendido hasta nuevo aviso.

En tanto, embarcaciones de Ultramar y Barcos México operan normalmente, incluso usando las bandas que solía ocupar Barcos Caribe.

Ayer mismo, personal de la Semar retiró del muelle fiscal la embarcación siniestara.— Infoqroo y Agencia SIM

Hasta ahora, la banda sur de esta terminal marítima había sido mantenida cerrada al público, mientras peritos de distintos órdenes de gobierno, además del FBI estadounidense, realizaban sus investigaciones en torno a este hecho.

Tras el retiro de la embarcación siniestrada, con su propia propulsión, todavía con un costado con secuelas del daño sostenido, se espera que esta área vuelva a ser habilitada al público, mientras que el ferry será llevado al sector naval, para seguir las investigaciones.

La tarde del miércoles la embarcación explotó mientras estaba atracada en el muelle privado de Navega en Playa del Carmen, el incidente dejó como saldo varios lesionados, algunos fueron atendidos en el lugar y entre 18 y 26 personas fueron hospitalizadas.

En un primer reporte, la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo), atribuyó la explosión a fallas mecánicas en la embarcación, que en ese momento llevaba a un centenar de pasajeros.

Posteriormente, la Fiscalía General del Estado informó que de acuerdo con la investigación conjunta que se desarrolla con la Procuraduría General de la República (PGR), no se descartaban factores externos.

En las pesquisas participan elementos del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) ya que en el accidente resultaron lesionados turistas de Estados Unidos.

El viernes al medio día se activaron los protocolos de seguridad por parte del personal de la naviera Ultramar, que cruzan de Playa del Carmen a Cozumel, luego de que se detectara en los pasillos del muelle una pieza de equipaje sin reclamar.

En un comunicado, el gobierno de Quintana Roo indicó que especialistas de la Secretaría de Marina después de revisar el muelle, encontraron una maleta que contenía ropa y toallas para bebé, por lo que se descartaba la presencia de explosivos como se mencionó en algún momento.

 

Artículos Relacionados