• Jueves , 7 diciembre 2017
Lo más reciente

Negociarán recursos para atender niños con síndrome de down

POR Román Martínez

Cancún.-  La diputada federal, Ivanova Pool  en coordinación con la  dueña de la estancia infantil El Espacio de  Michelle,  donde atienden a  niños con Síndrome de Down, Gloria Torruco, informaron que están interesadas en que el gobierno estatal o municipal les done  un terreno para ampliar este servicio, con personal especializado y alberca para terapias, contando también con el apoyo de instancias como la Sedesol.

Ivanova precisó que hace dos semanas estuvo con las asociaciones que conforman Red Down y hoy atendió  la invitación expresa del Espacio de Michelle, para conocer cómo va el tema de la rehabilitación, ya que la finalidad es que este beneficio se amplíe a más niños con este problema de salud,  gestionando recursos  con la Sedesol.

Precisó que ya Quintana Roo requiere este espacio especial, porque esa es la demanda de quienes integran la Red Dow; “queremos y  vamos a coadyuvar con  quien no lo solicite, con cualquier organización, porque  debería de ser una obligación del estado,  fortalecer  la especialidad en la materia, contando con espacios dignos y hospitalarios, para desde recién nacidos hasta tenerles  los espacios para su rehabilitación”.

Gloria Torruco, fundadora del Espacio de Michelle,  inspirado en su hija de cinco años, comentó que llevan casi 5 años ayudando a las familias con hijos o familiares de Síndrome de Down, atendiendo la parte difícil de trance y duelo, por lo que el camino es diferente al que se imaginan, tal  vez difícil, pero lleno de magia y cosas que no se esperaban, pero que existen

Atienden con lo que pueden aportar las familias, a  50 pequeños, desde  40  días de nacidos hasta de 14 años, lo fuerte es menores de cinco años; los llevan de la mano con terapias físicas, de lenguaje, ocupacional, de  aprendizaje que abarca escritura, lectura y matemáticas; la parte conductual y la familiar. Todo esto se hace integral para hacerlos independientes y  darles las herramientas para incorporarlos a una escuela regular.

“Un niño que recibe terapia constante y sistematizada el avance es constante, mi hija tiene cinco años y ya va en una escuela normal, a la par, dejó el pañal a los dos años y medio, brinca la cuerda, esquía, hace gimnasia olímpica y casi lo que cualquier niño normal hace, es por la perseverancia. Puedo ver a mi hija muy lejos porque le estoy dando las herramientas. Eso compartimos con los papás que quieren este camino”, concluyó.

 

Artículos Relacionados