• Viernes , 1 diciembre 2017
Lo más reciente

“El chico honrado” que dejó morir a su abuela

Los vecinos del bloque, el número 20 de la calle Manuel Alemán, en Telde (Gran Canaria), están
desconcertados con la noticia. Ayer conocían por los medios de comunicación que el inquilino del
8A, David, de 34 años, había sido arrestado por la Policía bajo la sospecha de que había dejado
morir de hambre a su propia abuela, de 89 años, con la que convivía.
El chico más honrado y bueno no puede ser», aseguraba una de las vecinas que más lo trataba.
«De lo mejorcito de este bloque, muy buen niño, muy buena persona… Yo no me lo puedo creer»,
repetía.
Los pocos en el edificio que conocen a David sólo saben su nombre de pila, nadie es capaz de
referir el de la abuela y en el buzón que corresponde al piso donde vivían ambos sólo figura la
chapa vacía. La anciana llegó a la comunidad hace unos cuantos años, procedente
de Benidorm (Alicante). Estaba muy mayor, apenas veía y necesitaba los cuidados de la familia.
David se hizo cargo de ella y, al menos aparentemente, por lo que los vecinos conocían, la atendía
correctamente. No trabajaba, con lo que la abuela era su única ocupación. Nadie en su escalera,
por lo poco que conocen de él, lo cree capaz de un acto tan inhumano como el que se le achaca.
Los vecinos de David, detenido en Telde, se muestran desconcertados ante el terrible suceso
Cierto es que la abuela apenas salía de casa, anclada sobre todo por los problemas de visión, pero
hace un par de meses la vieron dirigirse por su propio pie, del brazo de David y de una hija, camino
del médico. Contó que era por un problema en el corazón que hacía que se cansara mucho. Es
otro de los sinsentidos al que los vecinos no dejan de darle vueltas: si no estaba impedida, aunque
fuera cierto que David dejó de ocuparse de su alimentación y la abandonó en casa sola a su suerte,
¿por qué no salió ella a buscar ayuda? ¿qué le impidió gritar socorro?
Los hechos conocidos son que el pasado martes 28 de noviembre David marcó el 091 y explicó a
emergencias que su abuela estaba muerta en casa. A las 12.30 horas la Policía se presentó en el 8A
y se encontró un cadáver en descomposición. El propio David contó que había descubierto su
cuerpo sin vida el viernes 17. Es decir, que tardó 11 días en dar aviso del fallecimiento. Los agentes
lo detuvieron por un presunto delito de homicidio por omisión de socorro.
Ayer a mediodía, David dio explicaciones ante el juzgado de Primera Instancia número 2 de Telde,
que investiga los hechos. Tras escucharlo, el juez lo dejó en libertad con cargos en espera de
conocer los resultados definitivos de la autopsia.
Información del www.elmundo.es

Artículos Relacionados