• Lunes , 27 noviembre 2017
Lo más reciente

Músicos celebran en grande pese a que la chamba disminuye

POR Román Martínez
Cancún.- Como es costumbre el sindicato de músicos de la CTM, que preside ángel Viveros
Arredondo, celebró con  una misa a su patrona Santa Cecilia y un fiestón en su local de la
supermanzana 64,  con la presentación de la banda del ayuntamiento y muchos grupos más hasta
la media noche.
Hubo carnitas, spagueti, cervezas, refrescos y una atención de lujo, en su aniversario de cada 22
de noviembre, que conmemoraron con 800 personas, 300 cartones de chelas, en algo que hacen
desde hace 40 años como sindicalistas,  en medio de  una situación económica difícil porque ha
crecido el crimen organizado, que afecta a sus agremiados.
Precisó que cada vez hay más competencia, incluso de músicos extranjeros, en Cancún ya no es
fácil trabajar todos los días, además de que laboran hasta avanzadas horas de la noche, lo cual no
todas las esposas lo comprenden porque tienen fama de ser mujeriegos y hay muchas opciones,
pero hay que estar concentrado en el trabajo y no dejarse arrastrar por el ambiente, ya que la
música es sensible, es trabajo de muchas emociones.
Comentó que los clientes les mandan bebidas, pero mejor sería que les manden dinero y propinas,
ya que esa es la mejor manera de compensar la situación que se vive  ya que siguen llegando
músicos del interior del país y del extranjero, que cobran menos de lo que marca el tabulador.
Lamentó que la inseguridad sea grave, porque los restaurantes y bares están afectados por este
fenómeno, aunque la gente buena es más que la mala, pero se requiere que actúen las
autoridades paras que no pase lo de Guerrero, que en los 70s tuvo época de oro.
El entrevistado expresó que los músicos quieren que a los empresarios les vaya bien, porque es lo
que genera trabajo a mucha gente  que depende de la industria restaurantera y hotelera.
Viveros expresó que la situación del todo incluido de los noventas lo percibieron y denunciaron y
se perdieron servicios de calidad, platillos flameados y de especialidades, se ha perdido ese
excelente servicio, a cambio de todo incluido con barra de alimentos. Eso le pegó a los músicos.
Destacó que hay cadenas que todavía privilegian la música, lo ven como inversión y muchos
compañeros si trabajan  casi todos los días a la semana,  pero también se requiere que las
autoridades  pongan orden y apoyo para los sindicatos y que todos los niños  tengan oportunidad
de practicar música.
Por último.dijo que  un músico gana 500 pesos hacia  arriba  por lo que agradecen a todos los
músicos que participaron en su festejo y agasajo de sus familias, pues  se deben sentir orgullosos
porque Dios les dio ese don y nacieron con esa profesión de la que deben ser agradecidos, en un
sindicato den el  que son  300 agremiados en  Cancún y en todo el estado 900.

Artículos Relacionados