• Martes , 14 noviembre 2017
Lo más reciente

“Platícale al Gobernado” transforma la vida institucional de Quintana Roo

Una clara expresión de que en Quintana Roo las cosas están cambiando y están cambiando para bien, son las audiencias públicas Platícale al Gobernador, a través de las cuales se está transformando la forma de hacer política y la vida institucional del estado.

Platícale al Gobernador es la expresión de una filosofía de hacer política cercana a la gente, atendiendo de manera puntual  las necesidades de la población sin sentido  de privilegios y ajeno a toda expresión de populismo.

Desde que el gobernador Carlos Joaquín era presidente municipal de Solidaridad en el periodo 2005-2008, recorrió el municipio durante todo su mandato estableciendo contacto directo con la gente para conocer sus necesidades, lo que permitió mantener un gobierno abierto, democrático y participativo, y al mismo tiempo establecer un ejercicio de gobierno  eficiente y de resultados.

Bajo esa premisa se estableció el programa Platícale al Gobernador. Desde el principio de la administración estatal se planteó un cambio en el que el verdadero patrón fuera la gente  ¿Y de qué manera podría hacerse este cambio? Justamente preguntando a la gente.

Es dejar de lado la política que se hace desde el escritorio y trabajar de cerca con la gente para tener como prioridad sus necesidades.

La convicción del Gobernador es poner el poder al servicio de los ciudadanos, que el poder sirva a la gente.

La primera audiencia pública Platícale al Gobernador, celebrada en la ciudad de Chetumal fue un acontecimiento y sorprendió a muchos ver a un gobernador a pie de piso, dialogando de frente con los ciudadanos para escuchar con sensibilidad sus problemas y darles respuesta y solución reales.

Hasta ahora se han celebrado dos audiencias públicas en Chetumal; una en Bacalar; una en José María Morelos; una en Playa del Carmen; otra más en Felipe Carrillo Puerto; una en Tulum, otra en Cancún, una más en Puerto Morelos, La que transcurre este martes en Kantunilkin, y próximamente se llevará a Isla Mujeres y Cozumel.

Las peticiones son diferentes en cada lugar, por ejemplo en Chetumal, Carrillo Puerto y José María Morelos, descansaron en el desarrollo de proyectos productivos para el campo,  en la atención de los servicios públicos, educativos, culturales y del sistema de salud. En Tulum, se centraron en una mayor demanda de vivienda y la regularización de la tenencia de la tierra.

En Puerto Morelos se presentaron peticiones sobre la necesidad de lotes con servicios en apoyo a mujeres jefas de familia, así como de un Centro de Atención Múltiple para atender a niños con discapacidad, al igual que solicitaron la creación de un campus universitario.

La audiencia pública es también un ejercicio de transparencia. En cada evento el gobernador Carlos Joaquín y todos los funcionarios del Gabinete y  el ampliado  escuchan y dan respuestas a las necesidades de la gente. Las personas solicitan con un día de anticipación una audiencia con el gobernador, quien atiende de manera personal a las primeras cien personas, a las demás se les canaliza con el secretario del ramo de acuerdo con el tipo de petición; lo importante es que de inmediato los funcionarios se ocupan de resolver.

El gobernador está promoviendo e impulsando una cultura de la respuesta. Los funcionarios se deben acostumbrar a resolver de inmediato las peticiones de la ciudadanía  y establecer una relación de confianza y de credibilidad con la gente. En la medida que haya una gestión y un trabajo puntual de los servidores públicos, se podrá medir y calificar su trabajo.

La gente empieza a descubrir y a entender de qué se trata este ejercicio. Al principio seguía la búsqueda de un privilegio o la solicitud de una prebenda –lo que generaba un gran desequilibrio al gobierno porque para poder solventarlo tenía que hacer uso de los recursos públicos–, pero se ha dado cuenta que así no funcionan las cosas, ahora todo se hace con transparencia, de cara la sociedad.

El gobernador no atiende, por ejemplo, peticiones de placas de taxi, no es más su facultad, si bien, la dependencia estatal responsable del área  lleva a cabo la supervisión junto con el Sindicato del ramo, para vigilar que las concesiones de placas de taxi se otorguen de manera justa a quienes corresponde, como son los operadores,  de acuerdo con su antigüedad.

De igual forma, el gobernador tampoco otorga patentes de alcohol, ahora opera un esquema en el que cada quien paga lo que tenga que pagar.  Igualmente no ve temas de empleo; la audiencia pública no es una feria de empleo, sobre todo en este momento en que el Gobierno no está abriendo nuevas plazas, pues  atraviesa una etapa de austeridad; las que ha habido se otorgan a los mejores perfiles, a quien sepa hacer bien su trabajo.

El gobernador atiende necesidades sociales de bienestar directo a la gente y al conglomerado social, necesidades de salud, de educación, de servicios, también atiende quejas y solicitudes para el desarrollo productivo y económico.

Las audiencias públicas son un foro de expresión que han permitido conocer las necesidades reales que la población tiene en su comunidad y en esa medida establecer los programas de desarrollo pertinentes. Las audiencias sirven para tener clara la demanda social y los programas que se requieren para dar respuesta.

Hace un año cuando el Gobernador tomó posesión del cargo Quintana Roo contaba con 1 millón 616 mil habitantes, en cinco años más, de acuerdo con proyecciones del Inegi se tendrán 2  millones 516 mil habitantes,  es decir, se habrán agregado 900 mil personas que demandarán servicios de educación, de salud, de vivienda y de satisfactores urbanos.

Esta política de atención directa que tiene como eje central a la gente y a sus necesidades está dando resultado y dando respuestas, por ejemplo, durante la más reciente audiencia pública en Puerto Morelos, donde hubo una demanda puntual de vivienda para jefas de familia, se acordó realizar un diagnóstico para desarrollar un proyecto en ese sentido en un corto plazo.

 

Es así que las demandas en las audiencias públicas  empiezan a influir y articularse con los programas de gobierno, como también en el caso de Tulum donde se llevará a cabo un programa de regularización de la tenencia de la tierra en respuesta a la demanda que hizo la población durante el desarrollo de la audiencia pública.

Hay un gobierno abierto que apuesta a modernizar las relaciones sociedad-gobierno para dejar atrás el paternalismo y trabajar de manera corresponsable en la problemática social.

Platícale al Gobernador en un sentido amplio es un programa que está transformando vidas, desde la entrega de una silla de ruedas para dar movilidad y autonomía a personas con discapacidad motriz, hasta la garantía de un patrimonio para que las familias tengan certeza jurídica de su vivienda.

La sociedad  está empezando a ver que tienen un aliado en el gobierno y en los municipios se está creando un vínculo de confianza a través de las audiencias públicas porque se están generando acciones concretas para que el apoyo que se brinda no quede en un mero acto asistencial como la entrega de una silla de ruedas.

Los funcionarios tienen la instrucción de establecer programas transversales para atender la problemática de la discapacidad y otras, como en el caso de Puerto Morelos, municipio de reciente creación donde la Asociación Civil Corazones Unidos,  solicitó un Centro de Atención Múltiple (CAM) para atender a niños con discapacidad.

El gobernador dio instrucciones a la Coordinación de Gabinete para realizar la planeación de un CAM en Puerto Morelos. Es así como las cosas se están moviendo a partir de las necesidades de gente y ésta se siente tomada en cuenta.

Artículos Relacionados