• Sábado , 22 julio 2017

SESA impulsa acciones a fondo para garantizar a las mujeres y niñas su derecho a vivir una vida libre de violencia

* Inauguran el curso de fortalecimiento a la transversalización de la perspectiva de género en la administración pública

Felipe Carrillo Puerto.- Ampliar la cobertura de los servicios con enfoque de equidad de género y con más y mejores oportunidades a la gente de vivir una vida libre de violencia es un eje prioritario para el Gobernador Carlos Joaquín puntualizó la Jefa de la Jurisdicción Sanitaria 3 Denise Soto Martínez al inaugurar el curso de fortalecimiento a la transversalización de la perspectiva de género en la administración pública.

Al respecto la Jefa de la Jurisdicción Sanitaria 3 explicó que este curso forma parte del Programa Único de Capacitación, Sensibilización, Formación y Profesionalización en materia de derechos humanos de las mujeres para las y los servidores públicos del Gobierno de Quintana Roo para la prevención de la violencia familiar, sexual y contra la mujer, y para generar más y mejores oportunidades de acceso a una atención oportuna a quienes viven alguna situación de violencia.

“La violencia es cuando una persona, un grupo, la familia, las autoridades, la comunidad o la sociedad utilizan y abusan del poder que tienen para imponer a la fuerza, su voluntad o sus ideas sobre quienes son más débiles, más vulnerables” expresó Soto Martínez durante este curso que se llevó a cabo con la participación de los directivos, administradores y jefes de departamento de la institución en los municipios de Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos.

Así mismo subrayó que “la violencia contra las mujeres de ninguna manera es natural. Es muy importante saber y detectar cuando alguien está viviendo alguna situación de violencia. Es por esto que el personal médico, de enfermería, psicólogos y administrativos de la SESA se están capacitando en la aplicación de la NOM-046-SSA2-2005 para generar condiciones que garanticen a las mujeres y niñas su derecho a vivir una vida libre de violencia”.

También hizo notar que “la violencia contra las mujeres es un atentado a los derechos humanos, afecta negativamente la dignidad no sólo de las mujeres agredidas, sino también la de los hombres agresores por lo que es muy importante que estos reciban ayuda para que puedan cambiar y eliminar sus conductas violentas y aprendan diferentes formas de solucionar conflictos”.

Artículos Relacionados