• Miércoles , 5 julio 2017

Corte invalida decreto migratorio de Trump

El Tribunal de Apelaciones de San Francisco confirmó la suspensión del decreto antiinmigración de Donald Trump por parte de una corte federal de Hawái, en un nuevo revés al presidente de Estados Unidos en esta controvertida medida, considerada discriminatoria contra los musulmanes.

A su vez, el Servicio Secreto dijo que no tiene grabaciones ni transcripciones de sus conversaciones en la Casa Blanca, invalidando así una advertencia del mandatario al ex director del FBI, James Comey.

La corte federal del 9 circuito, en California, mantuvo en gran parte el bloqueo impuesto a la medida por un tribunal de menor jerarquía, aunque expresó que el gobierno tiene el derecho de revisar el proceso para impedir la entrada de viajeros al país.

“La inmigración, incluso para el presidente, no es resorte de una sola persona”, señala la decisión. “El presidente, al emitir una orden ejecutiva, excedió el alcance de la autoridad delegada en él por el Congreso”.

“Confirmamos la decisión” que bloquea un decreto presidencial prohibiendo la entrada a EU de “ciudadanos de seis países por 90 días”, escribió el tribunal.

También cita un informe del Departamento de Seguridad Nacional, que señala que la nacionalidad “no es un indicador fiable de la potencial actividad terrorista” y que los ciudadanos de los países cubiertos por el decreto (Irán, Somalia, Libia, Siria, Sudán y Yemen) “raramente están implicados en actividades terroristas en Estados Unidos”.

El portavoz del gobierno, Sean Spicer, señaló que el presidente estaba estudiando el fallo del tribunal de San Francisco, que ha criticado en repetidas ocasiones, y que el gobierno “sigue creyendo que el decreto presidencial es legal y será mantenido por la Corte Suprema”.

Mientras, el fiscal general de EU, Jeff Sessions, testificará hoy, a partir de las 14:30 hora local (18:30 GMT), sobre la trama rusa ante el Comité de Inteligencia del Senado en una audiencia que será pública, según informó el Departamento de Justicia.

Sessions quiere responder con esta comparecencia al testimonio que dio ante ese mismo comité la semana pasada el ex director del Buró Federal de Investigaciones (FBI) James Comey. Comey sugirió que Sessions se apartó el pasado 2 de marzo de la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de noviembre en EU debido a su participación en hechos que, al ser clasificados, no develó ante el público.

Para complicar más la situación de Trump, los fiscales estatales de Maryland y el Distrito de Columbia presentaron ayer una demanda federal contra el presidente, alegando que violó la Constitución al mantener inapropiadamente vínculos con su amplio imperio mundial de negocios y al aceptar pagos del extranjero mientras está en la presidencia.

Además, el congresista demócrata Mike Quigley, que copreside el Caucus de Transparencia, presentó un proyecto de ley denominado “Covfefe” para que los tuiteos del magnate republicano queden documentados en los Archivos Nacionales.

La propuesta, llamada como una palabra inexistente con la que Trump dio de qué hablar hace unas semanas en Twitter, enmienda la Ley de los Documentos Presidenciales para incluir el término “redes sociales” como material documental.

“Para mantener la confianza pública en el gobierno, los cargos públicos electos deben responder por lo que hacen y lo que dicen, y esto incluye los tuiteos de 140 caracteres”, explicó Quigley en un comunicado.

Eu se niega ante el G7 a firmar un texto para proteger el clima

Estados Unidos se negó a apoyar un texto respecto del clima firmado por los demás miembros del Grupo de los Siete (G7) países más industrializados, en el que reafirman la “irreversibilidad” del Acuerdo de París.

Los ministros de Medio Ambiente del G7, formado por EU, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Japón, se reunieron ayer y el domingo en la ciudad italiana de Bolonia. Al término del encuentro, todos los países, excepto EU, firmaron una declaración común reafirmarando su compromiso con el Acuerdo de París, suscrito en diciembre de 2015, que busca proteger el clima reduciendo los gases contaminantes. Scott Pruitt, a cargo de Agencia de Protección Ambiental (EPA) estadunidense, no rubricó esa parte del texto de acuerdo con la decisión del presidente Donald Trump de retirarse del pacto firmado en la capital francesa.

“Retomamos el diálogo [con los países del G7] para decir que París no es el único medio para avanzar” sobre el clima, dijo Pruitt en un comunicado ayer.

Los otros seis países del G7 y la Unión Europea disienten, por lo que confirmaron su intención de aplicar el acuerdo climático.

Milenio

Artículos Relacionados