• Martes , 11 julio 2017

Habla un soldado de la cultura garífuna

logo-qroo_0 2*Aurelio Martínez comparte con la prensa de Quintana Roo su visión y su experiencia sobre esta etnia emblemática del Caribe

Chetumal.- Una verdadera inmersión en la cultura garífuna, a través de uno de sus más legítimos y combatientes representantes, fue la rueda de prensa ofrecida por Aurelio Martínez, en un hotel de Chetumal, horas antes de la actuación de él y su grupo musical, en la Explanada de la Bandera, programada para las 10 de la noche de este jueves 18 de mayo, dentro del Festival de Cultura del Caribe 2017.

Aurelio Martínez se declaró un soldado de la cultura garífuna, que opera a través de la música, luego de hacer un breve repaso histórico de esta etnia centroamericana, que fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

En efecto, los orígenes de la etnia garífuna coinciden con los propósitos esenciales del Festival de Cultura del Caribe 2017, ya que es el resultado de una fusión fraternal y fructífera entre indígenas caribe y náufragos africanos; es decir, que el diálogo cordial entre culturas diversas, genera resultados positivos.

Sin embargo, Aurelio Martínez resaltó el hecho de que la etnia garífuna conserva su propia lengua, su particular cosmogonía, su comida propia, y una profunda espiritualidad, lo cual no le ha impedido dialogar fructíferamente con otras corrientes culturales.

Sobre su incursión en la política, este legítimo representante de los garífunas mencionó que fue incitado a participar en esta actividad por un amigo, quien creyó en la sinceridad de los ideales de Aurelio, así que en un momento dado fue regidor del municipio cuya cabecera es La Ceiba, que es la tercera ciudad más importante de Honduras, y posteriormente fue el primer diputado negro en 220 años de la historia hondureña.

Sobre este episodio de su vida, el artista confiesa que sus sueños fueron demasiado grandes, en comparación con la realidad existente; pero ello no desvaneció su convicción de que “la música es la manera más efectiva de acceder al corazón de la gente”, así que ahora continúa componiendo y cantando junto con su grupo de músicos.

En este detalle, también hace una sincera confesión: afirma que la cultura garífuna está siendo socavada por religiones autoritarias, que postulan que las prácticas de esta etnia no pertenecen al reino de Dios, sino al contrario, y que la danza es asunto espiritual, mientras que el baile es demoníaco.

Al respecto, con una sonrisa irónica, pero pletórica de sonriente conocimiento de las circunstancias históricas, Aurelio dice que antes escribía sus canciones en idioma garífuna y luego las traducía al castellano, pero que ahora es al revés, “quizás por la influencia de esas doctrinas religiosas”, dice en medio de una contagiosa carcajada.

Artículos Relacionados