• Miércoles , 5 julio 2017

Los mitos alrededor del consumo del chile

Contrapunto Noticias

México es mundialmente conocido como uno de los países que más consume chiles, en los que se encuentran los más picantes que hay, de acuerdo con la escala Scoville, que mide la intensidad en el picor. En la zona sur del país, uno de los más consumidos y picantes es el chile habanero, ya que este es utilizado en la mayoría de los alimentos  de la comida de la Península de Yucatán.

El nutriólogo Sergio Humberto Camal Beltrán, jefe del Departamento de Nutrición y Dietética del Hospital General número 3 del Seguro Social, explicó que el consumo del picante y del chile habanero tiene muchos beneficios en la salud, pese a los mitos que se tienen tras el consumo del mismo; propiedades como realzar el sabor de alimentos, esto ayuda en una mayor ingesta de alimentos, lo cual es benéfico en pacientes que se encuentran en caso de desnutrición.

Además, el alto contenido de capsaicina, sustancia que puede tener un efecto antiinflamatorio en el organismo, a nivel general en contra de ciertas sustancias nocivas, por ejemplo contra el “Factor de necrosis tumoral alfa”, este funciona como un inflamatorio oxidativo en el cuerpo, en el que la capsaicina desempeñaría un papel antiinflamatorio.

El nutriólogo Sergio Camal mencionó que existen varios mitos alrededor del consumo del chile, desde su relación con la pérdida de peso, la diabetes y el embarazo. En el tratamiento contra la obesidad no hay pruebas generalizadas que apoyen la idea que se tiene con la pérdida de peso, ya que muchas investigaciones se han realizado con una minoría.

En las personas con diabetes se recomienda que el consumo del chile sea de origen natural, al ser productos procesados tienen un mayor contenido de conservadores u otro tipo de aditivo que puede llegar a disparar una hipertensión (Presión arterial elevada). Su ingesta durante el embarazo no está prohibido, al igual que con la diabetes, su consumo debe ser moderado para evitar que se llegue a presentar una hipertensión.

También el nutriólogo agregó que el chile no provoca enfermedades cómo son esofagitis, gastritis, ulcera gástrica o duodenal, síndrome de colon irritable, colitis o alguna inflamación gastrointestinal, ya que estos padecimientos, muchas veces son provocados por situaciones ajenas al consumo del picante.

 

Artículos Relacionados