• Lunes , 3 julio 2017

Duarte planeaba retiro ‘dorado’ en las Lomas

Javier Duarte pretendía establecerse en la Ciudad de México cuando terminara su mandato como gobernador de Veracruz y se retirara de la política, según consta en las investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR).

De acuerdo con el expediente, el ex mandatario estatal adquirió dos inmuebles contiguos ubicados en la calle Sierra Fría no. 715, colonia Lomas de Chapultepec, con un valor 47 millones de pesos.

Para concretar la compra de ambos inmuebles, Duarte le ordenó —el 3 de febrero de 2011— a Alfonso Ortega López, uno de sus cómplices, constituir una sociedad para llevar a cabo un “negocio inmobiliario”, la cual fue denominada Inmobiliaria Rohor S.A. de C.V., misma en la que también aparece como accionista Mario Morales, otro de sus tantos prestanombres.

Según consta en la declaración del 12 de mayo de 2011 de Ortega López ante el Ministerio Público de la Federación, Inmobiliaria Rohor adquirió estos dos inmuebles localizados en Lomas de Chapultepec.

“Javier Duarte de Ochoa le dijo a Ortega que en ese lugar pretendía construir su casa de retiro”, detalla la acusación contra el ex priista asentada en la causa penal 97/2016.

Esta no es la única propiedad de Duarte en la Ciudad de México, pues a nombre de Moisés Manzur Cisneros, otro de sus prestanombres, también contaba con un departamento localizado en Campos Elíseos número 71 bis, en la colonia Polanco.

Según la declaración ministerial de Arturo Bermúdez Zurita, quien durante la gestión de Duarte en Veracruz fue secretario de Seguridad Pública y actualmente está preso, el ex mandatario estatal lo citó ahí en un par ocasiones, “a fin de acordar diversos temas”.

“Estando ahí pudo observar que había fotografías familiares y cuadros con la imagen del entonces gobernador, quien le mencionó que ese era el departamento que utilizaba cuando visitaba la Ciudad de México”, detalla.

EL BOTÍN

De acuerdo con esta indagatoria, Duarte y sus cómplices crearon al menos ocho empresas y adquirieron con dinero del erario al menos ocho inmuebles en Ciudad de México, Guerrero, Veracruz, así como en Miami, Florida. También compraron 21 parcelas ejidales en Campeche y un yate con un valor de 790 mil dólares.

Tan solo durante 2015, las empresas fantasma Diseñadores Arquitectónicos Melvan SA de CV, Diseños Arquitectónicos Alin SRL, Medical Hervis H2O SA de CV, fueron contactadas por el gobierno de Veracruz “para transferirle recursos provenientes de la Secretaría de Educación hasta por la cantidad de 350 millones de pesos”.

De acuerdo con la declaración ministerial de uno de sus prestanombres, este dinero fue destinado “en gran parte para fondear, por conducto de las personas morales antes señaladas, y otra (parte del dinero) fue para las empresas Terra Urbanizaciones Desarrollos Inmobiliarios SA de CV, y Consorcio Brades SA de CV.”.

Según el expediente, Duarte tejió una red de corrupción en Veracruz desde el inicio de su administración junto con “amigos”, a quienes encargó determinadas actividades, pero principalmente de prestanombres, a fin de adquirir diversos inmuebles con recursos que provenían del erario del gobierno del estado.

“Durante su mandato, en coordinación con otras personas, realizó un complejo esquema de operación para introducir recursos al sistema financiero mexicano, y así otorgarles una apariencia de licitud.

“Se ha logrado determinar que desde finales del año 2010, es decir, cuando comenzó el mandato como gobernador, Javier Duarte de Ochoa invitó a varios de sus amigos a colaborar con él para hacer inversiones y negocios”.

Entre sus cómplices fueron señalados Alfonso Ortega López, Moisés Mansur Cisneros, José Juan Janeiro Rodríguez, Rafael Gerardo Rosas Bocardo y Mario Rosales Mora.

Ortega López “tenía la obligación de buscar oportunidades para invertir dinero”; Mansur Cisneros, entre otras, operaría las instrucciones de Duarte y servía como prestanombres; Janeiro Rodríguez se encargaría de reestructurar los pagos que correspondían a las actividades de inversión y ventas que se ejecutaran. Rosas Bocardo prestaría su nombre para la adquisición de muebles, y Rosales Mora trabajaba en una notaría en la que se llevaban a cabo diversas operaciones, según detalla el expediente.

CLAVES

FISCAL

El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Pablo Escudero, dijo que la aprobación del fiscal anticorrupción puede darse en un periodo extraordinario, una vez que pasen las elecciones de junio próximo en cuatro entidades.

En entrevista, el legislador comentó que además se pueden discutir los temas de la parte normativa, la parte del fiscal anticorrupción y la de la fiscalía general.

Por otro lado, el Senado demandó a la PGR actuar con cautela e integrar acuciosamente la carpeta de investigación contra el ex gobernador de Veracruz, así como la solicitud de extradición al gobierno de Guatemala para que sea procesado en México por los delitos que se le imputan.

Milenio

Basic CMYK

Artículos Relacionados